¿Cuánto tiempo nos cuesta incorporar un nuevo hábito?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
¿Cuánto tiempo nos cuesta incorporar un nuevo hábito?

Uno de los elementos básicos del aprendizaje de los humanos es el hábito, a través de la repetición habitual y sin pensarlo conscientemente; un hábito es todo aquello que hemos aprendido (positivos o negativos) durante un período determinado y que posteriormente realizamos de manera inconsciente.

Incorporar un nuevo hábito a nuestras rutinas diarias requiere de la reeducación del cerebro, y en Residencia Montepríncipe, ayudamos a que los residentes sigan las rutinas más sanas tanto para su salud mental como física.

¿Por qué vamos creando hábitos?

Los hábitos se van creando debido a que el cerebro permanentemente está buscando ahorrar esfuerzo, y siempre trata de convertir cada rutina en un hábito a fin de reservar energía, de manera que no resulta muy complicado incorporar un nuevo hábito.

Cuando el cerebro asimila el hábito significa que hacemos algunas actividades de forma automática, con tino y rapidez, como caminar de determinada manera para hacerlo de manera segura y rápida, de allí que no debamos concentrarnos en la forma de caminar; ni en la forma de comer, respirar o dormir. Por lo tanto, podemos dedicar energía y tiempo a otras actividades.

Para crear un nuevo hábito, la repetición es determinante y funciona como una herramienta de la que se sirve la psicología para moldear el cerebro y promover la neurogénesis, es decir, generar neuronas nuevas, mientras se contribuye con el retraso del envejecimiento físico y cerebral.

¿En cuántos días podemos incorporar un nuevo hábito?

En los años 50 la psicología, sobre la base de estudios clínicos, estimaba que incorporar un nuevo hábito podía ocurrir en un período de 21 días continuos, debido a que este era el tiempo que necesitaban los pacientes para acostumbrarse a su nueva apariencia física. Así mismo, sirvió de base el hecho de que las personas que habían sufrido amputaciones superaban el síndrome del miembro ausente en un tiempo de 21 días.

Posteriormente, los expertos coincidieron en que se requerían 28 días para incorporar un nuevo hábito; pero, también se detectó que ese período era insuficiente para que las neuronas se acostumbraran a nuevas rutinas.

Más adelante, la psicología social determinó que se requerían, en promedio, 66 días para incorporar un nuevo hábito y que se mantuviera en el tiempo; sin embargo, también se identificó la implicación de factores como la motivación y la perseverancia por conseguir un hábito determinado. Además, juega un papel importante el hábito en sí, pues resulta diferente para el cerebro incorporar el hábito de la lectura, por ejemplo, que el de consumir una fruta a determinada hora del día.

En el caso del ejercicio físico, por ejemplo, el tiempo es mayor, ya que la continuidad del proceso suele verse interrumpida por una serie de condicionantes como el clima, las dolencias físicas o cualquier otro factor que en definitiva son el reflejo de la falta de motivación. Cuando se incorpora un nuevo hábito ya no es necesario pensar demasiado sino que solemos hacerlo repitiendo el mismo patrón utilizado la vez inmediata anterior, y ya lo estaremos haciendo de manera automática.

¿Cuánto tiempo nos cuesta incorporar un nuevo hábito?

¿Cómo se forma un nuevo hábito?

Existen dos factores determinantes para formar un nuevo hábito.

  • La asociación; es decir, asociamos el hábito a incorporar con cualquier otro elemento cotidiano (si nos da hambre comeremos fruta)
  • La repetición (lo hacemos cada vez que sintamos hambre).

Al hacer alguna actividad nueva o desconocida para nuestro cerebro, o asimilamos un nuevo conocimiento, las neuronas se aglomeran químicamente para establecer comunicación, y se van creando nuevas conexiones neuronales conocidas como sinapsis. De manera que al repetir la experiencia de forma continua, esa sinapsis se fortalece y fija las conexiones; una vez esto ocurre, el hábito ya se ha adquirido.

Algunos hábitos como conducir, montar bicicleta, escribir en el teclado del ordenador son las respuestas de las redes neuronales que responden a la repetición física.

Parte de esa facilidad con la que adquirimos nuevos hábitos se debe a la flexibilidad de nuestro cerebro, gracias a que las neuronas se están reorganizando constantemente de acuerdo con las órdenes que les demos a los pensamientos y a nuevos aprendizajes. De manera que tenemos el poder de reestructurar el cerebro con solo aprender nuevas habilidades o cambiar nuestra forma de pensar.

Si la idea es incorporar un nuevo hábito y moldear de forma continua nuevas conexiones del cerebro, vamos en vías a tener una mentalidad diferente y estaremos estableciendo una forma nueva de pensar y de percibir la realidad.

¿Qué se requiere para incorporar un nuevo hábito?

De manera que a la pregunta de cuánto tiempo se requiere para introducir un nuevo hábito, la respuesta es todo depende de lo siguiente:

  • Motivación
  • Insistencia
  • Perseverancia

Para lo cual se requiere de:

Una meta que implique el diseño y desarrollo de un proyecto

Puede sonar rimbombante, pero la realidad es que aunque sea el hábito de la lectura, se necesita establecer una meta (leer un libro al mes, por ejemplo) y el diseño del proyecto sería estimar un tiempo diario a hacerlo (mañana, tarde o noche).

Enfocarse en el objetivo

Ayuda sobremanera a conseguir fijar la actividad en el cerebro. Al considerar la meta debes hacerte algunas preguntas, como ¿qué buscas? ¿Con qué intención? ¿Cómo lo vas a lograr?

Ubicar el tiempo que te resulte más cómodo

Para no tener excusas; así que lo pones en tu agenda para que no coincida con otras actividades y puedas cumplir la actividad.

Empezar cuando consideres

Aunque es bien sabido que cualquier día es el indicado para comenzar a cumplir tus metas, lo mejor es pensar que el día es hoy.

Ser disciplinado

Esto implica que debes hacer algunos sacrificios, lo que te ayudará a sentirte bien contigo mismo.

Incorporarla a cotidianidad

Esto requiere de un estado consciente de que se trata de una nueva actividad que en adelante formará parte de tu rutina.

Sentir emoción

Es otra condición importante para introducir un nuevo hábito, pues al comenzar sentirás que estás haciendo algo por alcanzar la meta y al experimentar que lo estás logrando, sentirás motivación y continuarás con la actividad hasta que se convierta en hábito.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *