La inteligencia artificial - Residencia Monteprincipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
inteligencia artificial

Los avances de la tecnología sorprenden cada vez más a las personas, no solo por la complejidad de las creaciones sino por la rapidez de las mejoras. Los residentes de nuestra residencia en Madrid se preparan para iniciarse en el mundo de la inteligencia artificial o IA como también se le conoce. Desde la automatización de procesos hasta la robótica actual.

Entendiendo la inteligencia artificial

Para tener una idea clara de lo que se trata la inteligencia artificial es necesario tener en cuenta ciertos detalles precisos. Esta tecnología busca mejorar la simulación de procesos de inteligencia humana por parte de las máquinas o sistemas informáticos. Estos procesos abarcan el aprendizaje, razonamiento, reconocimiento y la autocorrección, sin dejar de lado la parte más importante como la utilidad.

Se debe aclarar que, contrario a lo que muchas personas piensan o aseguran, la inteligencia artificial no se trata simplemente de la robótica. Esto va más allá e incluso se pueden encontrar ejemplos desde lo más sencillo, como una aplicación móvil de reconocimiento de voz, hasta lo más complejo, como los Androides.

Es importante destacar que la mayoría de los avances se han dado en la robótica con la creación de sistemas inteligentes para automatizar y optimizar las tareas dentro del ámbito laboral.

Clasificación de la IA

Antes de entrar en materia es necesario resaltar que existen dos formas de categorizar este término. La primera clasifica la IA como débil o fuerte mientras que, la segunda se basa en las máquinas reactivas, memoria limitada, teoría de la mente o autoconocimiento. Ambas categorías coinciden en la capacidad de un sistema para realizar cualquier labor desconocida.

La inteligencia artificial débil es la más básica y fue creada para realizar tareas o labores sin mucha complejidad. Este tipo de tecnología no posee raciocinio y es muy limitada al momento de completar una tarea para la cual no está programada. En pocas palabras no puede realizar oficios humanos. Un claro ejemplo es el asistente virtual Siri.

El caso contrario es el de la IA fuerte que es capaz de realizar tareas humanas utilizando la capacidad de análisis y la recolección de datos específicos. Además es capaz de brindar soluciones rápidas ante cualquier situación inesperada o desconocida. Esta tecnología, al ser un poco más avanzada, permite pensar, aprender y resolver problemas con la misma lógica de las personas.

Tipos de inteligencia artificial

Si bien es importante conocer la correcta clasificación, se debe explicar con detalle los 4 tipos de IA.

Máquinas reactivas

Las máquinas reactivas se describen como un sistema básico pero muy funcional. Se caracteriza por la poca capacidad de recolectar información, y por tanto, no es capaz de generar reacciones basadas en eventos pasados. Lo que sí realizan de manera rápida y eficiente son las predicciones basadas en la información que analizan en el momento.

Un ejemplo perfecto de máquinas reactivas es el programa creado por IBM, Deep Blue, que venció al entonces campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov en el año 1990. En la actualidad este tipo de inteligencia se puede observar en muchos dispositivos domésticos de uso diario como televisores u ordenadores así como también en empresas o industrias.

Memoria limitada

Todos los sistemas que tengan integrada la memoria limitada pueden tomar decisiones en base a experiencias pasadas. Todo lo contrario que las maquinas reactivas. Aunque mantienen una similitud característica: no retienen información de manera permanente.

Un buen ejemplo de los sistemas de memoria limitada son los coches autónomos. Estos almacenan información para ser utilizada en un futuro para tomar decisiones. Sin importar que las situaciones o tareas sean idénticas a las anteriores, siempre acudirá a la información almacenada más reciente.

Teoría de la mente

La teoría de la mente es un término que se asemeja a los utilizados en la psicología. Ambos se basan en el comportamiento que tienen los seres vivos y objetos que pueden tener sentimientos o emociones, tomando así sus propias decisiones fundamentadas en esos detalles.

En el caso de la inteligencia artificial se puede resumir en las máquinas capaces de entender, analizar y expresar emociones o sentimientos propios y de terceros. Los sistemas que poseen esta tecnología tan compleja tienen una peculiaridad ya que deben tomar decisiones basadas en esos rasgos humanos.

Los androides o robots que simulan la actividad humana cotidiana poseen este tipo de inteligencia. Aunque tienen constantes avances aún no se han creado los prototipos perfectos que se asemejen a las personas reales.

Autoconocimiento

El autoconocimiento no es más que los sistemas que tienen conciencia propia y son capaces de tomar decisiones de la manera más humana posible. La reacción ante distintas situaciones positivas o negativas y la anticipación ante conductas o sentimientos de terceros son una de sus principales características.

Es necesario resaltar que este tipo de tecnología aún es una teoría. No existe ningún prototipo que se asemejen a los rasgos antes mencionadas.

Leyes de la robótica

La inclusión de manera acelerada de la inteligencia artificial junto a la robótica ha llamado la atención del parlamento europeo. Este organismo internacional se planteó la necesidad de crear una normativa para regular su uso o empleo y así tratar de evitar problemas en el futuro.

  1. Interruptor de emergencia. Los androides y robots deben contar con un botón de apagado o un interruptor de emergencia en caso de algún altercado. Con esto quieren evitar cualquier situación de peligro que pueda atentar contra la integridad de las personas.
  2. Daños a seres humanos. La robótica debe ser única y exclusivamente para ayudar o proteger a las personas. Bajo ninguna circunstancia deben causar daño de ningún tipo a una persona.
  3. Relaciones emocionales. No se pueden formar relaciones emocionales o amorosas entre las personas y las máquinas con inteligencia artificial.
  4. Contratar un seguro. Será obligatoria la contratación de un seguro destinado a las máquinas más grandes. En caso de cualquier daño material el sueño correrá con los gastos o costes.
  5. Derechos y deberes. Los derechos y deberes serán clasificados legalmente.
  6. Seguridad social. Para evitar el impacto en la mano de obra de las empresas o industrias, los robots deberán pagar impuestos para amparar a los trabajadores desempleados.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *