Lucha contra el bullying o el acoso escolar - Residencia Monteprincipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
bullying

Muchas personas e instituciones, especialmente las escolares que son el escenario común del problema, desconocen o desestiman el acoso escolar o bullying, el cual ha existido durante años en las aulas y pasillos colegiales y que en las últimas décadas ha escalado como un inconveniente al que debe prestársele atención. Desde la Residencia Montepríncipe nos posicionamos contra el acoso escolar, por ser un acto de conducta agresiva que ocasiona daño físico o incluso mental a otra persona.

La palabra bullying se ha repetido con mayor frecuencia porque ha pasado a ser un problema que requiere más que la atención de los docentes, y a ser tratado como un problema que necesita apoyo psicológico, sobre todo a la víctima.

¿Qué es el bullying?

El bullying o acoso escolar está definido como la intimidación a través del uso de la fuerza, así como amenaza o coacción para abusar o dominar agresivamente a otra u otras personas. Este comportamiento intencional se repite y se hace habitual, y es común observar una conducta desequilibrada de poder social o físico de una persona contra otra. El acoso puede ser verbal, físico o mental, y se dirige específicamente hacia objetivos particulares.

Muchos de estos ataques o acosos están relacionados con diferencias de clase social, raza, religión, género, orientación sexual, comportamiento, preferencias, apariencia, personalidad, reputación familiar, fuerza, tamaño, alguna capacidad diferente, etc.

De acuerdo con la organización Bullying Sin Fronteras, este flagelo había sido, hasta el 2013, el causante de más de 200 muertes al año en América Latina y España, ya sea por homicidio o por inducción al suicidio, al tiempo que enferma a miles de estudiantes que, por lo general, abandonan sus estudios o los soportan con angustia y cansancio como si se tratara de una tortura.

bullying

El bullying en Internet o ciberbullying

El acoso o bullying también ha alcanzado las tecnologías de información, especialmente las redes sociales que son una herramienta de uso frecuente por la mayoría de niños, niñas y adolescentes, y que también ha alcanzado proporciones alarmantes, ya que no tiene a la hora de divulgar mensajes, fotografías y vídeos que desacrediten, deshonren o sometan al escarnio público a las víctimas.

De acuerdo con un informe realizado por Save the Children sobre bullying en España en 2016, sobre una encuesta aplicada a 21.487 alumnos de secundaria, uno de cada diez alumnos aseguró que había sufrido acoso escolar, mientras que 30% señaló haber recibido maltrato físico. Además uno de cada tres estudiantes, de entre 12 y 16 años, admitió haber sido agresor de otro estudiante.

Las víctimas de acoso no la tienen fácil, pues muchos terminan padeciendo de estrés postraumático por haber sufrido, además del maltrato verbal, agresiones físicas que incluyen desde puñetazos hasta puntapiés, pellizcos y mordeduras. Por otra parte, los niños y jóvenes que acosan a otros van aprendiendo de otros acosadores un  modelo de relación interpersonal tóxica y depredadora que se va reforzando con los años.

Tomar conciencia contra el acoso escolar implica involucrarnos en el problema

En el año 2013, la organización Bullying Sin Fronteras, creada por Javier Miglino, experto internacional en asuntos de Derechos Humanos y protección de la niñez, llevó la propuesta a la Unesco de celebrar el Día Mundial de Lucha Contra el Bullying, la cual fue aprobada el día 2 de mayo.

Javier Miglino estuvo acompañado en la presentación de su propuesta por un equipo multidisciplinario conformado por educadores, psicopedagogos,psicólogos, médicos y padres de niños víctimas de bullying y acoso por Internet o ciberbullying. Este equipo consideró necesario crear una efemérides mundial que ayude a crear conciencia sobre este problema que afecta a millones de niños y adolescentes en todo el planeta.

Algunos de los argumentos esgrimidos por Miglino en su presentación fueron: el número de muertes que ha ocasionado en bullying tanto en América Latina como en España, pues el acoso escolar se lleva la vida de niños y jóvenes en todas partes del mundo y es un enemigo que silenciosamente se nutre de la soledad, la tristeza y el miedo. La intención de que cada 2 de mayo se celebre el Día Mundial de Lucha Contra el Bullying es dar visibilidad al problema, tomar conciencia de las consecuencias que trae para las víctimas, que cada niño y adolescente se convenza de que hacer bullying está mal, y dejar de considerar este comportamiento como un mal hábito, una viveza o parte de las travesuras infantiles comunes en esas edades.

Iniciativa de Bullying Sin Fronteras

La iniciativa de Bullying Sin Fronteras fue aprobada por más de 3 mil ONGs en América, Europa, África, Oceanía y Asia, con la idea de que durante 24 horas esté presente el tema en todos los calendarios escolares del mundo, se hagan jornadas y mesas de discusión, se tomen medidas, y, en general, que el bullying y el ciberbullying invadan las redes sociales para alertar al mundo y defender a los niños de todo el planeta como forma de defender y de proteger el futuro.

Además, la celebración de ese día siempre debe estar dedicada a formar seres pensantes, tolerantes y fuertes, que a través de charlas, discusiones, exposiciones y debates, identifiquen y estén conscientes de que son víctimas del abuso y denuncien sin miedo ese comportamiento. También se celebra la fecha en homenaje a las miles de víctimas del acoso, que sufrieron o sufren en silencio el ataque de quienes buscan dañar; dedicar la jornada a combatir la violencia física y psicológica en la escuela mediante la promoción de valores como la ética, responsabilidad, respeto, solidaridad, tolerancia y optimismo, a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.

Muchas de las víctimas y de los propios acosadores no están conscientes de que sufren o hacen bullying, pues han sido, inconscientemente, parte de ese “juego” que luego pasa a ser una correlación de dominio de un individuo sobre otro, hasta llegar a ser una situación insoportable y delicada para la víctima, quien por temor o inseguridad sigue soportando el abuso.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *