Técnicas de concentración para estudiar mejor - Residencia Montepríncipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Es muy frecuente escuchar que a muchos les cuesta concentrarse, ya sea leyendo o estudiando. Los estudiantes universitarios que viven en residencia Montepríncipe deben ayudarse con algunas técnicas de concentración para no perder el hilo de sus actividades intelectuales.

La buena noticia es que se puede mejorar la concentración practicando con frecuencia el estado de consciencia, algunas técnicas de respiración y mejorando la disposición a la hora de sentarse a leer o estudiar.

Muchas de las actividades que realizamos cada día las hacemos de forma automática, pues el cerebro no necesita estar concentrado para que las hagamos, como por ejemplo manejar, ducharnos y muchas otras, de allí las dudas que nos asaltan sobre si apagamos la luz, la cocina, cerramos bien la puerta, etc.

La importancia de las técnicas de concentración

La concentración es la facultad que tiene el cerebro de abstraerse de todo lo que le rodea y enfocarse en un solo objetivo o pensamiento, fijando una sola idea, pues pensar en varias cosas sería desconcentrarse. Es de gran importancia para el ser humano, pues a través de esta se activan y desarrollan otras facultades mentales como el razonamiento, la imaginación y la memoria, esenciales para nuestro desempeño diario.

Cuando somos estudiantes, la concentración es nuestra principal herramienta mental, pues con ella podemos resolver los problemas complejos asociados con nuestra carrera, los cuales además nos exigen razonamiento lógico e imaginación para resolverlos. Aplicar técnicas de concentración nos ayudará no solo a mejorar las otras facultades relacionadas, sino que nos dará mayor habilidad mental para resolver problemas, enfrentar retos y asumir tareas propias de la formación académica.

Factores que amenazan la concentración

Hace unas tres décadas era inconcebible que las personas hicieran más de tres tareas a la vez. Hoy en día, gracias a la tecnología, podemos hablar por teléfono, responder e-mail, actualizar las redes sociales y comer a la vez, por decir lo menos. Justamente esa capacidad multitasking es la que nos impide concentrarnos, pues nos hemos acostumbrado a estar en cuatro o cinco lugares a la vez y con diferentes personas simultáneamente, muchas veces sin tener conciencia plena de lo que hacemos.

De acuerdo con algunos estudios, esta era de la hiperinformación ha contribuido, paradójicamente, con la disminución de la concentración, debido a la presencia de Smartphone, redes sociales y demás dispositivos y aplicaciones que nos obligan a atender cientos de asuntos en un solo día.

¿Cuál es la mejor manera de organizarnos para ser más productivos?

Algunas técnicas de concentración

Existen muchas técnicas de concentración para estudiar mejor y puedas aumentar tu desempeño académico, desde el uso de la música hasta prácticas de respiración para oxigenar mejor el cerebro y el resto del organismo.

Organiza los lapsos de estudio

Haz un cronograma de las horas que pasarás leyendo o estudiando, visualiza esos momentos y concientízalos; esto permitirá que tu cerebro fije esa tarea y al momento de sentarte a hacerla tengas una mejor disposición. Decirle al cerebro que estará ocupado en una tarea intelectual es prepararlo para que se enfoque y mantenga la concentración.

Acondiciona tu espacio

Preparar el espacio donde estarás leyendo, investigando o estudiando es otra de las técnicas de concentración que te ayudará a mantenerte con la mente enfocada. Nada molesta más al cerebro que un espacio desordenado, caótico, poco iluminado y sin ventilación. Todo esto dará las razones perfectas y justificadas para interrumpir la actividad y dedicarte a organizar, limpiar y despejar el área.

Aborda antes los temas difíciles

Otra de las técnicas de concentración que utilizan muchos estudiantes es la de abordar las asignaturas que les resultan más difíciles, y en estas, dividir los temas de manera de hacer la comprensión segmentada para luego integrarla en una explicación que pueda ser mejor asimilada.

Alterna los temas

El intercambio de temas en una misma jornada de estudios te ayudará a activar la atención. Puedes alternar lecturas de materias teóricas con el estudio de matemáticas, física, química, estadística. Esta es una de las técnicas de concentración que utilizan estudiantes de carreras científicas y administrativas, a fin de no cansar al cerebro y mantener la concentración.

Haz pausas, toma un descanso

Las pausas, los descansos y los respiros que hagas en cada jornada de estudio también servirán como técnicas de concentración. En estas puedes estirarte, salir a caminar, hacer una merienda, bañarte o cualquier otra actividad que te resulte placentera y te disponga para seguir estudiando.

Fuera distractores

Los distractores principales son los móviles, las redes sociales, las notificaciones de todo tipo. Trata de mantenerlos al margen cuando estés estudiando, de lo contrario, por más que leas, releas, repases y empieces decenas de veces, sentirás que no avanzas en el aprendizaje ni en la asimilación de los contenidos.

Pon algo de música

Música académica, bossa nova, jazz o cualquier otra música que sirva para relajarte te servirá también como una de las técnicas de concentración. Escuchar cierto tipo de música ayuda a desbloquear el cerebro y lo dispone para recibir información nueva. Puedes descargar música y hacer tus propias listas de reproducción para que tengas a mano esta herramienta que te ayude a mantener la concentración, y a sacar más provecho de tus jornadas de estudio.

No te obsesiones

Si sientes que te cuesta concentrarte, toma en cuenta que esto le ocurre a la mayoría de las personas. Lo importante es tener consciencia de la necesidad de mantenerte concentrado para ser más eficiente en tus estudios y alcanzar un buen desempeño. Pero, no por ser normal significa que no puedas abordar la desconcentración.

Lo recomendable es que si tienes problemas personales, como todo el mundo, tengas conciencia de que debes abordarlos, y de que debes aplicar técnicas y estrategias para mejorar la concentración.

Si al estudiar la mente echa a volar, concientiza este hecho y respira profundamente. Estírate, cierra los ojos por unos segundos y empieza de nuevo.

Siempre podemos tener el poder sobre nuestro cerebro y la mejor manera de dominarlo es concientizando cada uno de los pensamientos y llevándolo a que se enfoque en el objetivo que nos interesa.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *