Vacaciones de playa o de montaña - Residencia Monteprincipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
mejores vacaciones

La tan esperada época del verano está aquí, y con ella la eterna pregunta de dónde pasarla, si en la montaña o en la playa. Aunque seguimos de vacaciones y la Residencia está esperando la vuelta de sus residentes, las opciones pululan en la cabeza y ponemos en una balanza las bondades que ofrecen ambos destinos. Lo ideal no es solo programar las mejores vacaciones, sino vivirlas y recordarlas con la misma alegría con la que pasamos esos días en familia o amigos y disfrutando del calor y la sensación de no tener obligaciones laborales o académicas.

Si no hay consenso en la familia o de verdad existen muchas dudas a la hora de escoger el destino entre playa o montaña, lo mejor es dividir el tiempo y pasar unos días en la montaña, con la calidez de las casas de verano, la familia, los paseos, la naturaleza en su máximo esplendor, y otros días dedicados al relax frente al mar, disfrutando de las olas, el sol, la arena, la buena comida, la familia y los amigos.

Fuera lo malo, que venga lo bueno

Sin duda, las mejores vacaciones son las que nos sacan las malas energías, nos alejan de la rutina y nos hacen olvidar de la cantidad de problemas, responsabilidades, compromisos y molestias, y nos acercan al disfrute, la diversión, el entretenimiento y los buenos momentos.

Ambas opciones son ideales para pasar las mejores vacaciones, especialmente si tenemos niños o nuestros hijos ya son adolescentes.

Pros y contras de elegir un lugar u otro para las vacaciones

mejores vacaciones

Vamos a considerar los pros y los contras de estos dos destinos, para poder visualizar y disfrutar de las mejores vacaciones, tomando en cuenta que es el momento que nos merecemos después de largas jornadas de trabajo combinadas con las obligaciones de la casa, las compras, los hijos, las reuniones escolares, el tráfico, los contratiempos, etc.

En el mar la vida es más sabrosa, dice la popular canción haciendo alusión a los inolvidables momentos que pasamos sorteando olas, caminando por la orilla de la playa o simplemente contemplando el ir y venir de las olas.

Y es que si nuestro destino es la playa, en toda la variedad que podamos encontrar, como oceánicas, revueltas, tranquilas, pacíficas, llenas de gente o solitarias, vamos seguros de vivir las mejores vacaciones, sacando partido además a los beneficios que ofrece este lugar, como por ejemplo:

  • Fortalecer los huesos, ya que al tomar el sol la vitamina D ejerce su función de fijar el calcio, además de otros minerales, por lo tanto, la exposición al sol beneficia nuestros huesos, sin embargo, los períodos prolongados bajo los rayos del sol pueden producir lesiones en la piel y resultará más perjudicial que beneficioso. Así que, debemos tener cierta mesura a la hora de disfrutar del sol. No olvidemos usar un buen protector solar, especialmente para las horas de mayor luz solar, y de llevarnos unos buenos lentes de sol que nos protejan los ojos de los rayos UV.
  • La playa aumenta las defensas, pues el sol ahuyenta las bacterias, hongos y virus, y se activa el sistema inmunológico. También, por estar en una onda de tranquilidad y descanso, nuestro organismo se encuentra menos propenso a contraer enfermedades.
  • Si queremos una piel renovada y que luzca radiante, el sol y el agua de la playa rica en minerales, sales, zinc, yodo y potasio nos ayudarán a conseguirla, mientras que la arena, frotada en el cuerpo actúa como exfoliante.
  • En la playa, en medio de las mejores vacaciones, se activa la circulación, pues las caminatas sobre la arena actúan como un masaje en los pies, y si se trata de hacer una caminata a ritmo acelerado, se activará además el sistema cardiovascular.
  • A la orilla del mar podemos disponernos a respirar lento y profundo para llenar nuestros pulmones de aire fresco y limpiarlos. A las personas que sufren de asma u otras afecciones respiratorias les aconsejan ir al mar, llenarse de la energía que trae la brisa marina y purificar el sistema respiratorio completo, así que apunta este ítem como otro punto a favor de la playa.

Cero estrés es la consigna que acompaña la visita a la playa, y es que no hay mejor forma de desconectarse de la cotidianidad que sentarse frente al mar y contemplar las olas, o simplemente cerrar los ojos y escuchar el sonido de las marejadas al romper en la orilla.

Nadar y flotar hace que relajemos nuestros músculos, al tiempo que activamos todo el organismo protegiéndolo de algunas enfermedades reumáticas y fortaleciendo la musculatura en general.

¿Y si decidimos ir a la montaña?

mejores vacaciones

Ir a la montaña representa la oportunidad de entrar en contacto con la naturaleza, de tener experiencias extremas, de regalarnos paisajes y parajes inolvidables y de darle a la vista el colirio necesario para disfrutar de las mejores vacaciones.

Las ventajas que tiene la montaña son tan buenas y variadas como las que conseguimos en la playa.

  • En la montaña se activa el sistema cardiovascular haciendo caminatas o senderismo que nos movilizan el cuerpo al tiempo que despejan nuestra mente.
  • Las opciones de posadas que existen para turistas son tan cómodas que difícilmente olvidaremos nuestra estadía en alguna de ellas. Es importante seleccionar aquella que se adapte a nuestras necesidades en cuanto a número de integrantes de la familia, si hay niños, adultos mayores o adolescentes, de manera que su equipamiento llene las expectativas del grupo.
  • En la montaña podemos recargarnos de energía respirando aire puro, alejados del ruido de la ciudad, contemplando la naturaleza, su biodiversidad, apreciando las aves, identificando y conociendo la flora local, y, en general, disfrutando de la tranquilidad del ambiente.

Siempre procura hacer planes para disfrutar de los momentos libres tomando en cuenta que cualquier elección debe ser para la satisfacción propia y de la familia.

Considera que las mejores vacaciones son las que más nos desconectan de la rutina y las que se quedan en la memoria como un recuerdo bonito y digno de repetirse.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *