▷ ¿Por qué elegir una Residencia Universitaria cuando estudias fuera?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Residencia Universitaria cuando vas a estudiar fuera de casa

Comienza la vida universitaria y con esta una cantidad de cambios que implican salir de la zona de comodidad, especialmente, porque se asumen nuevos retos, nuevas rutinas y se da un giro total a la vida.

Estudiar en la universidad incluye elegir dónde vivir, sobre todo si el campus al que irás está en otra ciudad alejada de la casa, en otra comunidad, provincia, o si eres del interior del país y escoges estudiar en Madrid, lo que significa un cambio de vivienda.

Las opciones están ahí, sin embargo, la residencia universitaria es por excelencia el sitio más buscado y demandado por los jóvenes que comenzarán estudios profesionales.

Hablar de la residencia universitaria es hacer referencia a varios aspectos que están relacionados con los estudios universitarios, la vida académica y las rutinas que, por lo general, llevan los jóvenes de las mismas edades.

Ventajas de una residencia universitaria

Las residencias universitarias tienen una lista de beneficios que seguramente te harán más fácil el camino hacia la obtención de un título universitario, pues, estando lejos de casa, este sitio se transformará en tu segundo hogar.

En una residencia universitaria existe el empeño y la constancia de hacer de este lugar el espacio más agradable, ameno, tranquilo y confortable para que pases tus horas libres de la mejor manera posible.

Descansar, estudiar, leer o sencillamente disfrutar de la residencia siempre será tu elección, considerando que tendrás todo disponible para hacer lo que prefieras, con instalaciones limpias, conexión a internet, wi-fi, espacios para el deporte, el ocio, el descanso, la lectura, el estudio, etc.

Seguridad

En una residencia universitaria la seguridad es un tema que se asume con la seriedad del caso, pues todas tus pertenencias estarán resguardadas como en tu propia casa.

Y no hablamos solo de tu ropa, sino de la cantidad de aparatos, dispositivos y objetos valiosos que vas a utilizar durante tus estudios, además de los bienes tan preciados como los libros y los trabajos y tareas que debas entregar como obligaciones académicas.

Buena alimentación

Si eres de los que no están muy pendientes de lo que comes, en una residencia universitaria sí es una prioridad ofrecer menús completos, suficientes y balanceados, que respondan a las exigencias de la rutina de un estudiante universitario, lo que incluye actividades deportivas, salidas de campo, paseos con los amigos y compromisos sociales.

En una residencia universitaria las dietas que ofrecen toman en cuenta las necesidades calóricas y de nutrientes de los jóvenes, por eso las opciones de menús a lo largo del día tienen presente que los estudiantes consuman lo que requiere su organismo para cumplir con las tareas diarias.

Mejor ubicación

Al escoger una residencia universitaria, uno de los aspectos a considerar es la ubicación, si está cerca de la institución en la que estudias, si requieres caminar largas distancias o si requieres usar transporte.

Por lo general, la residencia universitaria se escoge lo más cerca posible del campus al que asistirás, lo que incluye una ventaja más en tiempo y recorrido, pues estarás seguro de llegar a tiempo a tus clases y te asegurarás de regresar más rápido a tu residencia para aprovechar de leer, estudiar, interactuar con tus compañeros, etc.
Ventajas de la residencia universitaria

Buenos amigos

En una residencia universitaria estás con gente de tu misma edad, con los mismos intereses e inquietudes, con quienes puedes hablar, distraerte y hasta forjar una amistad sólida.

Nada mejor que sentirse acompañado y con gente con la cual se pueda compartir los gustos, hobbies, aficiones, tener conversaciones, establecer equipos para juegos y entretenimientos.

Serás independiente

En una residencia universitaria gozas de plena libertad para hacer con tu tiempo libre lo que te plazca, bien sea salir, conversar con tus compañeros, descansar, leer, estudiar, ver la tele, explorar tus redes sociales o simplemente estar.

Para los jóvenes el tema de la libertad es esencial, y, además de significar autonomía para escoger hacer lo que más le gusta, representa una desafío pues saben que se debe ser equilibrado en esto de pasar el tiempo, ya que hay un mundo de tareas y obligaciones académicas por delante.

Todo listo para que estudies

En la residencia universitaria está todo disponible para que dediques tu tiempo a estudiar, repasar o adelantar contenidos, resolver problemas, ampliar la información vista en clases, consultar nueva bibliografía, etc.

A la mano tendrás la comodidad y el confort para que estudies tranquilo, la conectividad necesaria para navegar y explorar sobre aquello que quieras estudiar, la calma que requieres para concentrarte en tus lecturas y estudios, y la comodidad de estar en su sitio seguro, sin perturbaciones y con todo disponible para atender tus necesidades como estudiante universitario.

Más para tu salud física

En la residencia universitaria también hay espacios disponibles para que practiques algún deporte; pues las instalaciones deportivas, canchas y gimnasio, también son una prioridad para atender esa necesidad física de los jóvenes.

En una residencia universitaria, se organizan torneos e intercambios deportivos que contribuyen a que los estudiantes interactúen y cultiven el espíritu deportivo, mientras se mantienen en forma trabajando cuerpo y mente, equilibrio esencial de la vida de un joven universitario.

Limpieza

Es probable que el tema de la limpieza no sea de tus preferidos, y eso lo entienden en una residencia universitaria, donde el confort y la tranquilidad están estrechamente vinculados a la limpieza y la higiene.

Allí no tendrás que preocuparte por limpiar tu habitación, ni tu baño ni mucho menos áreas comunes, pues eso forma parte de la comodidad que te ofrece una residencia universitaria.

Las residencias universitarias se ajustan a tus necesidades, comprenden tus requerimientos, y en función de esto mantienen los estándares de calidad para que te sientas como en casa, y siempre prefieras la opción de pasar allí el tiempo que no estés en la universidad.

Los cambios que experimentan los jóvenes que han salido de su adolescencia implican retos, más obligaciones y responsabilidades, más desafíos que los harán madurar.

Las decisiones ya no dependen de terceros, sino de sí mismos, y en una residencia universitaria todo eso es clave para orientar los servicios en pro de que los jóvenes logren sus metas.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *