Beneficio del ejercicio en el estudio - Residencia Monteprincipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Gimnasio - Residencia Universitaria

En el mundo actual, el cuerpo y la mente son considerados complementarios. Los estudios científicos han demostrado que ambos son aspectos que funcionan de manera conjunta y que cuando alguno de los dos trabaja incorrectamente, el otro se ve afectado.

Es inquietante como el estrés que los estudiantes experimentan durante sus años en el colegio y la universidad, acaban afectando su vida estudiantil. Fácilmente comienzan a tener bajas calificaciones y, en muchos casos, malas relaciones con sus profesores, lo que puede significar el abandono de las clases e incluso de las carreras. Pero existe algo más alarmante todavía y es el estilo de vida que pueden tener, debido a la presión que viven diariamente.

Por otra parte es de suma importancia saber que, la actividad física contribuye en numerosos aspectos relacionados directamente con la salud, ya sea cuidar de nuestro sistema cardiovascular, sistema nervioso, sistema inmunológico e incluso nuestra imagen. Ahora bien, una adecuada rutina de ejercicios, puede favorecer a nuestro cerebro. ¡Sí!, el ejercicio físico ayuda a incrementar el entendimiento y nuestro rendimiento en las actividades académicas.

El ejercicio físico y el cerebro

Al momento de realizar ciertas rutinas de ejercicios, en nuestro cuerpo se van a producir una cantidad de reacciones en cadena, que van a permitir el buen funcionamiento de éste. Una de estas reacciones es el aumento del flujo sanguíneo, el cual conlleva a tener un ritmo cardíaco más elevado, que a su vez permitirá suministrar oxígeno al cerebro, beneficiando así la memoria y la capacidad de aprendizaje. Esto se debe a su aporte respecto a una de las principales partes de nuestro cerebro relacionadas con ello, el hipotálamo.

Algunos estudiantes tienen la concepción errada de que la falta de ejercicio no afecta en nada al rendimiento académico. En muchos casos, surge la excusa de no disponer de tiempo suficiente para realizar deportes porque están ocupados practicando para las pruebas y proyectos asignados, sin considerar que la actividad física puede disminuir los efectos del estrés y, a la vez, aumentar la energía con la cual se realizan las tareas diarias.

No es necesario practicar rutinas de ejercicios muy complicadas para gozar de una buena salud y capacidad mental. El hecho de dedicar al menos 30 minutos diarios a una actividad como trotar, andar en bicicleta e incluso nadar, puede aportar variadas ventajas a nuestra vida académica.

 ¿Qué es la capacidad cognitiva y cómo se ve afectada por la falta de ejercicio?

La capacidad cognitiva tiene que ver con la manera en que un individuo procesa toda la información que recibe del exterior, es decir, es la habilidad que posee nuestro cerebro para trabajar con la información que adquiere del medio ambiente. La percepción, la atención, la comprensión, el lenguaje, la memoria y el razonamiento, son algunas de estas capacidades que posee nuestro sistema las cuales se ven afectadas por el ejercicio físico o la inexistencia de éste.

Ciertamente, estos elementos están involucrados con el proceso de aprendizaje y la adquisición de nuevas destrezas. Si alguno de ellos no funciona de la manera correcta, los esfuerzos por mantener un ritmo óptimo en cualquiera de nuestras actividades, se verán comprometidos.

Al momento de aprender, lo primero que vamos a necesitar es percibir la información que se nos suministra, en el cual un estímulo pasa por receptores que la envían al cerebro para luego ser procesada.

Cuando se lleva un ritmo de vida sedentario, es muy probable que experimentemos situaciones de apatía y cansancio, cosa que influye en nuestra capacidad de atención. Para poder captar con mayor claridad y rapidez la información, necesitamos mantener un grado de atención alto, por lo tanto estar activos físicamente ayuda a incrementar nuestra capacidad de concentración.

De igual manera, existen rutinas de ejercicios no solo físicas sino también mentales. Entre ellas están los juegos recomendados para mejorar la atención y la capacidad de razonamiento, que puedes practicar aunado al ejercicio físico. Algunos de ellos son:

  • Los típicos juegos en los que se deben encontrar diferencias entre dos dibujos aparentemente iguales, pues nos exige mantenernos atentos para notar cualquier desigualdad.
  • Los juegos de memoria, muy recomendados para fortalecer nuestra capacidad de retención mental.
  • Sopas de letras, perfectas para mejorar el nivel de percepción.
  • Los puzzles, también llamados rompecabezas, pues exigen de mucha concentración para unir las piezas y construir la imagen correctamente.

Residencias de estudiantes y programas de actividad física

En muchos casos para poder prepararnos profesionalmente en una carrera universitaria, debemos alejarnos de nuestros hogares, ya sea por el ramo que elegimos o por la lejanía de las instituciones. Las residencias de estudiantes son una excelente opción de alojamiento para aquellos que no tienen familiares que los acojan durante el proceso académico.

Además podrás conocer nuevas personas que compartan tus mismos intereses y necesidades en lo que se refiere a la educación.

Ya que sabes que el ejercicio físico aporta grandes beneficios al estudio, es importante que a la hora de elegir una residencia de estudiantes evalúes que tengan programas destinados a la práctica de actividades físicas, o al menos, espacios en los que puedas llevarlos a cabo por tu cuenta.

Recuerda que es necesario estar en un lugar en el cual no existan muchas distracciones innecesarias para poder mantenerte firme en tu objetivo. Elige muy bien el lugar donde te vas a quedar y evalúa a las personas que te van a hacer compañía durante el tiempo que permanezcas en éste, asegurándote de estar en sintonía con ellos.

Si tu destino para comenzar a estudiar una carrera universitaria se encuentra en España, más específicamente en la ciudad de Madrid, tienes varias opciones  para elegir donde quedarte. Elige aquella residencia universitaria Madrid que además de lo necesario como servicios de alimentación, limpieza, seguridad y asistencia médica, un área de trabajo y  un amplio comedor ofrezcan ¡un perfecto patio trasero!, para realizar aquellas actividades al aire libre que te ayuden a mantenerte saludable tanto por dentro como por fuera.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *