▷ ¿Cómo es el día a día en una residencia universitaria?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
¿Cómo es el día a día en una residencia universitaria?

Llega la etapa universitaria cargada de cambios que tendrás que asumir; dejas atrás los años en los que junto a tus padres superaste los retos propios de cada etapa. Ya en la universidad vas a tener otras responsabilidades y la posibilidad de vivir día a día en una residencia universitaria.

La libertad, la seguridad, alimentación y muchas otras comodidades las tienes en Residencia Montepríncipe un espacio diseñado y pensado para que vivas a plenitud la etapa universitaria y complementes las formación académica.

La experiencia de vivir el día a día en una residencia universitaria formará parte de tus actividades programadas, como asistir a tus clases regulares, participar en otras organizadas para los residentes, descansar a plenitud para recuperarte y seguir tus jornadas académicas, leer y, en general, disfrutar del entretenimiento y comodidad que siempre estará a tu disposición.

Día a día en una residencia universitaria

El día a día en una residencia universitaria transcurre con la programación que tengas en tu agenda, o en tu mente, junto a la que ha preparado para los residentes el personal que se involucra en hacer la vida más placentera a los estudiantes universitarios.

Si eres de los que madrugan porque consideras que eres más productivo y estás como una esponja a primera hora de la mañana, entonces estarás activándote a eso de las 7:30, con la ayuda de tu despertador.

Una ducha que estimule todos tus sentidos será bienvenida y con la que te activarás para comenzar la jornada.

Ya con tu indumentaria y todo lo necesario para la universidad, te acercas al comedor para disfrutar de un desayuno completo de buffet libre, con el que tendrás la energía necesaria para asumir los retos del día.

Un buen café o una infusión completará tu menú y tendrás la disposición para salir a dar lo mejor de ti, eso sí, siempre compartiendo y poniéndote al día con tus compañeros residentes.

Sales, caminas unas cuadras y en unos minutos llegas a tu universidad donde te esperan tus profes y compañeros para desarrollar las intensas jornadas de discusiones, lecturas, laboratorios, informes y el sinfín de tareas que diariamente debes cumplir a cabalidad.

Comida reconfortante en la residencia

Al terminar tus actividades académicas caminas nuevamente a tu residencia, y con el hambre a millón quieres estar ya disfrutando del menú que han preparado para los estudiantes que están día a día en una residencia.

Tus ganas de comer y el apetito voraz igual te recuerdan que debes comer balanceado y sano, por eso ya quieres descubrir qué sorpresa aguarda por ti en el menú del día en tu residencia. Sabes que cualquiera sea este, igual será completo y suficiente, justo lo que necesitas y quieres para continuar la jornada.

Piensas también en ese delicioso postre que siempre preparan con tanto cariño los empleados de la residencia y al que jamás puedes decirle que no.

Como siempre, has disfrutado de una comida reconfortante.

Lecturas, repasos y más

Das un par de vueltas por los pasillos y otros espacios de la residencia y coincides con otros compañeros para disfrutar de un té, o definitivamente le dices que sí al segundo café del día, que más por el aroma lo quieres como excusa para intercambiar ideas, entablar una conversación sobre música o cualquier tema que surja.

Más tarde te diriges a tu habitación, te recuestas, lees un par de páginas de ese libro que te emociona, o decides repasar un poco los contenidos vistos en clase, para hacer lo que has programado en tu agenda de estudios, pues sabes que no debes esperar a que llegue la etapa de exámenes para estudiar el material visto.

Después de un par de horas de repaso y de ver tus redes sociales, te dispones ahora para ir al gimnasio, mover el cuerpo y cumplir con los treinta minutos o más de ejercicios que requieres para mantenerte en forma. No te permites sabotearte porque para ti, la salud es lo primero.

Con tu playlist preferido haces un poco de caminata, combinas series de pesas para piernas y brazos; entrenas los cuádriceps y fortaleces la espalda. No olvidas hidratarte y hacer los estiramientos porque no quieres sentir dolor muscular al día siguiente.

De regreso a tu habitación, echas un vistazo a las máquinas de vending y te sientes libre de poder hacerte de una barra de chocolate o un snack que te brinde una satisfacción momentánea, porque sabes que en un par de horas podrás disfrutar de una sabrosa cena como parte de lo que haces en el día a día en una residencia.

Nuevas sorpresas y más intercambios

Entrada la noche te das una relajante ducha en tu habitación y te dispones a salir al comedor. Sabes que te aguardan nuevas sorpresas.

A la hora de cenar decides que quieres seguir cuidándote y seleccionas un menú ligero y saludable con proteínas, verduras y un poco de carbohidratos para tener energía, porque piensas seguir la jornada estudiando e investigando en los temas que vas a ver en los cursos de los días siguientes.

Antes de ir de nuevo a tu habitación te das un paseo por la sala donde todos coinciden para hablar, recordar o simplemente estar, como parte de la etapa universitaria y del día a día en una residencia universitaria.

Ya casi es medianoche y sientes que te vas a caer del cansancio. Decides irte a tu habitación y quieres comenzar a ver esa serie nueva que te recomendaron; sientes que no te engancha y en cambio quieres seguir leyendo la novela que estás por terminar y cuyos comentarios vas a compartir con tus compañeros de clase como parte de las actividades de formación.

Das una última revisión a tus redes sociales, te preparas cómodamente y estás por dormirte con la seguridad de saber que mañana estarás disfrutando de una nueva jornada, en la que coinciden tu agenda de estudiante universitario y las actividades que el personal ha preparado para los jóvenes como rutina del día a día en una residencia.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *