▷ ¿Cómo es un día en una residencia universitaria?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
¿Cómo es un día en una residencia universitaria?

Llega la etapa universitaria y dejas atrás a tu familia y amigos, porque la universidad donde ofrecen esa carrera que tanto te gusta y que comenzarás a estudiar, está a cientos de kilómetros de tu casa. Lo bueno de esta decisión es que vivirás en una residencia universitaria, como residencia Montepríncipe, donde se complementa la experiencia de ser estudiante universitario y donde estarás como en casa, solo que sin tus padres y rodeado de personas extrañas, pero que al final serán como tu propia familia.

Para que vayas familiarizándote, Si apenas estás por empezar tu vida académica y exploras las opciones de vivir lejos de casa te contaremos cómo es un día en una residencia universitaria.

Un día en una residencia universitaria

Un desayuno completo

Como tuviste la previsión de contratar pensión completa de la residencia universitaria, sabes que al levantarte tendrás un rico desayuno esperando por ti. Así que lo primero que harás para empezar un día en una residencia universitaria, será abrir los ojos, tomar una ducha para despabilarte, reunir las cosas necesarias para las actividades académicas que te esperan durante el día y dirigirte al comedor.

Cualquier opción de alimentación que elijas tendrá todos los nutrientes, proteínas y las fuentes de energía que necesitas para responder física, mental  e intelectualmente a los retos que estás por enfrentar en el campus universitario. Sabes que con pensión completa tendrás satisfechas todas tus necesidades básicas, de manera que puedas enfocarte en tus actividades académicas y disfrutar de tu vida universitaria.

Un día agitado

Al concluir tu desayuno, te vas a tu universidad, bien sea caminando o en bici, porque has sabido elegir una residencia universitaria cerca de tu universidad, para ahorrar tiempo y dinero y aprovechar mejor el tiempo. Una vez en la universidad estás dando el 100% de ti para salir lo mejor posible en esa discusión de lecturas, en los ensayos que estás por hacer, en esos problemas de matemáticas que has estado resolviendo o en esas prácticas de laboratorio que tanto te entretienen pero que te exprimen los sesos.

Agotado y con hambre

Las clases son absorbentes y los profesores súper exigentes, saben que los alumnos siempre pueden dar más, así que demandan cada vez más esfuerzo intelectual que te deja agotado al final de esa media jornada, y con un hambre voraz.

Con este cuadro, solo piensas en llegar a tu residencia y disponerte a recibir ese alimento tan necesario y sabroso con el que estarás satisfecho y feliz. Una vez saciada tu necesidad, disfrutas de un té o de un café con la compañía de unos cuantos compañeros de tu residencia.

Conversar y departir

Conoces a otros residentes, comparten ideas, inquietudes, algunos gustos, y te diriges a tu habitación. Nada mejor que un rato a solas para pensar en esos momentos intensos de la universidad, en los contenidos, en organizar tu agenda para repasar, estudiar y adelantar contenidos.

Continúa así un día en una residencia universitaria, llevando esa vida de estudiante universitario, copada de las actividades académicas, aunque también debes saber organizarte para hacer deporte y mantenerte sano, y darte una que otra escapada con tus compañeros de facultad para departir y poder sobrellevar los estudios.

¿Cómo es un día en una residencia universitaria?

Descanso, estudio y entretenimiento

En una residencia universitaria que se precie de serlo, el ambiente está adecuado para brindarle a los residentes las mejores condiciones para el estudio, la concentración, el descanso y la relajación, además de la alimentación y todos los servicios como limpieza, seguridad, etc. Así que, después de esa comida y ese descanso reparador, debes continuar con un día en una residencia universitaria, por lo que te dispones a estudiar, a repasar los contenidos vistos en clase, cumplir con esa agenda que organizaste para estar al día y para que la época de exámenes no te sorprenda.

Lees, estudias, repasas ejercicios, consultas tus redes sociales, te pones a tono con la realidad y decides salir de tu habitación para compartir con tus compañeros. Recuerda que el hecho de estar rodeado de personas de tu edad, no significa que te vas a distraer y a desviarte de tu objetivo de estudiar y lograr esa profesión que tanto quieres desempeñar.

En la residencia universitaria, así como en la universidad donde estudias, tienes espacios para consultar libros, documentos, descargar lecturas, guías, capítulos de libros, papers, y enriquecerte intelectualmente tanto como lo requiera esa carrera que escogiste.

¿Tienes un tiempo libre?

Si ya has leído y estudiado lo suficiente, puedes hacer varias cosas en tu residencia universitaria: prepararte para una jornada de ejercicios en el gimnasio que está dentro de la residencia, hacer una caminata por la urbanización donde está ubicada la residencia, trotar, andar en bici, o cualquier otra actividad que te despeje la mente.

Eso te mantendrá distraído de los asuntos académicos, respirando otro aire y acondicionando cuerpo y mente para seguir cumpliendo tus metas diarias. Otra opción es reunirte con tus compañeros de residencia, tomar un café, conversar o participar en un juego de mesa que organices, lo cual también te mantendrá la mente distraída y desconectada de la abrumadora vida académica.

También puedes averiguar sobre los clubes deportivos que estén cerca de tu residencia, para completar ese día en una residencia universitaria haciendo alguna actividad que te satisfaga y te haga sentir relajado.

La mejor experiencia en una residencia universitaria

Quien ha tenido la experiencia de vivir en una residencia universitaria sabe que allí, al igual que en la universidad, pasará los mejores días de su vida. Lo que hagas en un día en una residencia universitaria depende de ti, de tus decisiones, estarás usando tu independencia para determinar qué harás, y cuándo y cómo lo harás, es correr un riego, tomar decisiones y asumir los resultados de estas.

Por eso, sabes que tus decisiones serán para tu bienestar, si debes dormirte temprano porque al día siguiente seguirás enfocado en tu carrera, lo harás contando con el apoyo de tu residencia, donde consigues lo que necesitas para cumplir tus metas y alcanzar el éxito de tu carrera obteniendo tu título académico.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *