Lo que tienes que saber antes de ir a una entrevista de trabajo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
entrevista de trabajo

Insertarse en el mercado laboral requiere de una disposición especial. Se trata de un paso determinante con el que empezarás tu vida profesional, en el caso de que sea la primera vez. Si se trata de un cambio de empresa u organización, a pesar de la experiencia, debes cuidar todos los detalles tanto de la entrevista como del resto de los pasos que cumplen los reclutadores de personal.

Toma en cuenta que la entrevista de trabajo es una parte del reclutamiento que llevan las empresas, algunas de las cuales empiezan con procesos en línea, como la consignación del currículum u hoja de vida, así como el completado de planillas, respuestas a preguntas puntuales acerca de la especialidad, etc.

Recuerda que ya no se trata de buscar una residencia estudiantil en Madrid o alguna residencia universitaria en cualquier otra parte del país, sino del sitio que te dará estabilidad laboral, económica y hasta emocional.

No hay una fórmula infalible que seguir para salir con éxito de una entrevista, pero sí debes considerar algunos elementos que son necesarios dominar para tener alguna ventaja.

Consejos para tu primera entrevista de trabajo

Antes de acudir a la entrevista, busca información referente a la empresa, misión, visión, sucursales, competidores, alianzas, expansión, presencia en el país y en mercados internacionales, entre otros detalles.

Si se trata de la primera vez que acudes a una entrevista laboral, recuerda que esta es la oportunidad de dar una buena impresión, y que esta parte del reclutamiento tiene un gran peso a la hora de la contratación, por lo que debes cuidar todos los detalles.

Prepara tus respuestas, si puedes, ensaya frente a un espejo o con un amigo o familiar, así llegarás con mayor confianza a la entrevista y podrás vencer muletillas, evitar alargar palabras o repetir frases.

En primer lugar, sé puntual. Calcula el tiempo que te vaya a tomar llegar a la entrevista con unos diez o quince minutos antes de la hora acordada.

Viste de manera adecuada, esto es, ni muy llamativo ni muy simple. Usa un atuendo que te haga sentir cómodo y seguro y hable muy bien de tu buen gusto.

Sé tú mismo, con confianza

Claves para sacar máximo provecho a la vida universitaria

Una vez frente a frente a tu empleador, muéstrate seguro. Cuando te presentes, da la mano con firmeza y mira directamente a los ojos.

Cuando te sientes, hazlo en el centro de la silla, no en la punta que te haga ver tenso, ni recostado de tal manera que proyectes indiferencia.

Escucha bien cada pregunta y piensa las respuestas, pues no van a evaluar la velocidad a la que respondas sino el razonamiento y la calidad de cada respuesta. Cuida tu tono de voz, sé natural y presta atención a tu lenguaje corporal. Si te hacen una pregunta cuya respuesta no tienes muy clara, no te desesperes ni actúes de manera defensiva, trata de encontrar una salida adecuada. No hables de más ni te quedes callado. No interrumpas al entrevistador ni lo corrijas en temas que no sean de tu dominio, a menos que esté interpretando de forma errada alguna parte de tu hoja de vida. Evita las muletillas, la repetición de frases y las palabras rebuscadas. Sé prudente en cuanto al tiempo entre cada pregunta y tu respuesta.

  • Evita cruzar los brazos, rascarte la cabeza o tocar partes de tu cuerpo, ya que distraes la atención de tu interlocutor y la tuya misma.
  • Ten presentes dos elementos esenciales para la entrevista: tus logros y tus aspiraciones, éstas serán clave para mostrarte seguro, confiado y con una idea clara de lo que buscas.
  • En cuanto a tu experiencia profesional, debes tener en cuenta varios factores:
  • No hablar mal de tu trabajo anterior, ni de tus compañeros, ni de tus jefes ni de ningún otro detalle que refleje resentimientos o rencillas pasadas. Enfócate en tus logros, la resolución de problemas y los ascensos que obtuviste. Usa ejemplos concisos de tus aportes en trabajos anteriores.
  • Ponte en el lugar de tu interlocutor y haz una lista de posibles preguntas que tú harías en caso de que la situación sea contraria. Ensaya, inclusive varias respuestas a las posibles consultas que te hagan.
  • Prepárate para responder preguntas relacionadas con experiencia previa, carga laboral, responsabilidad dentro de la organización, así como de tus competencias profesionales, manejo emocional de situaciones de presión, trabajo en equipo, entre otros.

Enfócate en tus habilidades y competencias

No te muestres demasiado modesto ni muy presumido o presuntuoso, sino mantente equilibrado de tal manera que demuestres madurez y seguridad.

Sé positivo, no muestres desespero, más bien piensa que puedes lograr esa plaza laboral, que te la mereces y que podrás responder de manera adecuada ante los retos que se presenten.

Sé sincero, comenta sobre tu experiencia laboral sin aumentar la realidad. Haz hincapié en tus habilidades, capacidades y competencias. Ten en cuenta que un entrevistador puede captar qué cosas pueden ser falsas en tu currículum y corroborar esa mala información mediante la entrevista. Si hay alguna sospecha o se demuestra la falta de veracidad de los datos, considera que puedes estar descartado para el cargo.

Demuestra dominio de tus emociones

Cuando el entrevistador te haga preguntas personales, muestra la mejor parte de tu personalidad, responde de manera natural, no exageres en tus emociones ni te muestres como una persona parca. Evita responder con monosílabos, pero tampoco te extiendas en las respuestas con elementos que sobren y que no estén relacionados con la pregunta.

En la primera entrevista laboral no hagas mucho énfasis en la remuneración, y menos si aún no se han establecido metas o responsabilidades, recuerda que antes debe haberse conversado acerca de otros aspectos relacionados con experiencia, competencias, formación y resultados concretos.

Demuestra que eres la mejor opción para desempeñar el cargo y que estás dispuesto a empezar cuando lo requiera la empresa. No se trata de mostrar desespero por obtener el puesto, pero sí de que reúnes las cualidades, aptitudes y capacidades para ejercerte y formar parte de esa organización.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *