Cinco técnicas de estudio para universitarios, ¿Las probamos?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Técnicas de estudio

¿Que técnicas de estudio son las que realmente funcionan? ¿Cómo puedo conseguir que mi estudio sea eficaz? Llega la fecha de los exámenes y no soy capaz de rendir, ¿qué puedo hacer? Estas y otras muchas más preguntas son las que nos rondan por la cabeza cuando nos enfrentamos a estudiar. Cualquiera que lo hay hecho se puede reconocer en alguna de esas dudas. Pero, ¿existen las técnicas de estudio milagrosas? Empecemos por decir que el mejor milagro es el que sacamos con nuestro esfuerzo. Ese es el milagro del que podéis estar seguros. Tampoco existen unas técnicas de estudio que funcionen para todo el mundo de la misma forma. En absoluto, una de nuestras grandezas es la diversidad. No somos iguales, no todo nos vale a todos de la misma forma.

A poco que bucéis vais a encontrar numerosa documentación referente a cómo afrontar el estudio. Hay directrices que podríamos decir son casi universales, como la de buscar el entorno más propicio para el estudio. Sin distracciones, un lugar donde poder concentrarse en el estudio. En nuestra Residencia Universitaria, nuestros residentes tienen a su disposición distintos espacios para el estudio. Desde sus luminosas y amplias habitaciones individuales. A las salas dedicadas al estudio, donde pueden trabajar en equipo. En días con buen tiempo las zonas exteriores en contacto con la naturaleza también pueden ser un buen lugar para el estudio o repaso.

Técnicas de estudio, para aprovechar el tiempo

Hay infinidad de textos en los que se relatan métodos de aprendizaje, en ellos se apuesta por algunas técnicas y otras se critican. Pero en lo que casi todos los textos coinciden es en evitar las prisas del último momento. La ansiedad y el estrés que provoca la inminente fecha de los exámenes y el no haber estudiado aún. Para ello la mejor técnica es ir estudiando con antelación, no dejar todo para el último empujón. Existe un libro de la Universidad de Harvard, “Make It Stick: the Science of Succesful Learning”, que si no habéis leído os recomendamos. Este texto condena algunas técnicas de estudio que casi eran dogma de fe hasta hace poco. Pero os dejamos que lo descubráis por vosotros mismos…

Técnicas de estudio

No a las sesiones maratonianas

Stop a esas sesiones de horas y horas sentados estudiando. No es nada efectivo, divide el estudio por bloques, deja entre esos bloques tiempo suficiente para que se asienten los conocimientos. Afronta un bloque de estudio y hasta el siguiente deja pasar un par de horas. Dedica ese tiempo a otra actividad, creativa o física, pero que sirva de desconexión. Es la mejor forma para conseguir asentar lo aprendido en ese bloque. Los descansos entre tareas no son un capricho, ayudan a mejorar la eficiencia y la productividad. Cansados somo menos productivos.

Entrena la memoria, no releas sin sentido

El viejo método de leer y volver a leer, mil veces un mismo texto ha demostrado ser inútil. Ese sistema aunque lo pienses no va a conseguir que grabes esos datos en tu cerebro. El cerebro no funciona así. Leer es indispensable para el estudio pero no es un fin en si mismo. Ejercita la memoria, el fin último del estudio es retener la información. De esa forma en el momento adecuado podrás recordarla.

Los apuntes, de tu puño y letra

Las nuevas tecnologías nos han facilitado tareas como la toma de apuntes. Pero, ¿nos ayudan a estudiar? Pues parece que no tanto como escribir nuestros apuntes de puño y letra. Es un proceso más largo, y al tiempo requiere más atención. Ese esfuerzo extra que le dedicamos a los apuntes a mano nos permite una mejor visualización de la información. Te obliga a analizar lo que estás apuntando, en cambio usando las tecnologías somos meros grabadores de datos.

Estudiar distintas materias al tiempo

Esto ya es de nota. Alternar materias en el tiempo de estudio favorece la retención de datos. Seguro que al principio de implementar este sistema piensas que estás perdiendo el tiempo. Es cuestión de eso, de tiempo para que te des cuenta que el sistema te ayuda a comprender mejor los conceptos.

Afrontar retos

Ir más lejos que simplemente aprender los conceptos mínimos de una asignatura, ese es un método en busca de la excelencia. Enfrentarnos a lo más sencillo nos da una satisfacción casi inmediata, somos capaces de solventarlo sin problemas. Ponte retos más complicados, resuelve problemas más complejos o busca conocer la materia más allá del temario. Para este sistema sin duda lo mejor es estudiar en grupo. Plantearse retos en común y resolverlos conjuntamente. Tener el cerebro activo en todo momento.

COMPARTELO
Share



1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *