¿Cómo puedes sacar más rendimiento a tu tiempo de estudio?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
sacar provecho al tiempo de estudio

La etapa universitaria es una de las más intensas de toda la vida de formación, pues constituye la base de los conocimientos que aplicaremos en la vida profesional, de allí la importancia de hacerla productiva y de sacar provecho al tiempo de estudio.

Es probable que, a pesar de dedicar tiempo a la lectura y repaso de contenidos académicos, sientas que no rindes lo suficiente o que los resultados no son los esperados, lo cual puede deberse a una serie de factores que no estás considerando.

También se debe tomar en cuenta que parte de sacar provecho al tiempo de estudio está en la cantidad de comodidades con que cuenta el estudiante, como las que proporciona Residencia Montepíncipe, donde el residente solo debe ocuparse de sus actividades escolares.

Por otro lado, puede pasar que no hayas concientizado la importancia de gestionar el tiempo y que solo estudiando se te pasen las horas sin aprovecharlas, mientras que otros logran estudiar y trabajar a la vez alcanzando resultados académicos óptimos.

¿Cómo funcionan los créditos universitarios?

Sacar provecho al tiempo de estudio

Esta frase puede ser difícil aplicarla, pues se trata de empezar por cambiar o desaprender los hábitos que tengas desde tu formación de bachillerato, cuando las cosas resultaban más fáciles y la gestión del tiempo dependía más de los mandatos de tus padres que de las decisiones propias.

Pero en la universidad la gestión del tiempo es totalmente tuya, lo que significa que los resultados serán exclusivamente tu responsabilidad, de manera que lo mejor es que pongas los cinco sentidos en sacar provecho al tiempo de estudio y en sentir satisfacción con los resultados.

Objetivos realistas

Para sacar provecho al tiempo de estudio ponte metas que sean realizables, con los objetivos que quieras obtener. Trata de hacer en primer lugar las tareas que te resulten más complejas o extensas; en la medida en que logres pequeñas metas tendrás motivación para asumir una nueva.

¿De día o de noche?

Lo primero que debes identificar es tu condición a la hora de estudiar o repasar contenidos vistos en clase, investigar y hacer resúmenes o cualquier otro trabajo, es decir, cómo te sientes mentalmente cuando asumes estas tareas, cuál es el mejor momento del día en el que tienes mayor concentración.

Todas las personas tienen diferentes momentos del día en los que se sienten más concentrados, productivos y despiertos. Algunos sienten que durante las primeras horas de la mañana, por estar más descansados, tienen más capacidad de concentración, mientras que otras sienten que la quietud de la noche es el ambiente ideal para tener mayor atención.

Calendario y horario

Una vez estés seguro de cuál es para ti el mejor momento del día, haz un calendario marcando los días que dedicarás a temas y asignaturas, y un horario con las horas que dedicarás a determinado material, bien sea visto en clase o que debas investigar.

Para esto también debes pensar en cuáles son las materias que requieren mayor atención, bien sea por la dificultad o por lo extenso del material a revisar, leer y memorizar, o por el nivel de exigencia de los contenidos.

Sacar provecho al tiempo de estudio pasa por evitar acumular materia para revisar, y, sobre todo, procurar no dejar pasar el tiempo y tratar de estudiar unos días previos a los exámenes, pues esto te llenará de ansiedad, inseguridad y frustración, y seguro los resultados no serán los mejores.

Evita procrastinar

La procrastinación es una actitud muy frecuente de los estudiantes que les impide sacar provecho al tiempo de estudio; en ocasiones surge debido a la ansiedad, aburrimiento, falta de motivación, frustración o resentimiento; es decir, son factores emocionales los que conducen a esa postergación de tareas.

Cuando procrastinamos, además de que evadimos la realización de una actividad, estamos conscientes de ello, lo que nos hace sentir peor, pero igual seguimos haciéndolo.

Trata de encontrar una motivación en estudiar un poco cada día, visualiza tus metas a corto, mediano y largo plazo, para sentir que en cada actividad avanzas unos cuantos pasos hacia tus objetivos.

Estrategias para estudiar

Sacar provecho al tiempo de estudio también implica identificar y desarrollar una estrategia para que tu mente esté más activa y retenga mejor la información. Todas las mentes funcionan diferente, algunas personas son auditivas, otras visuales y otras kinestésicas, lo que supone que el cerebro asimilará mejor de acuerdo con lo que le guste.

Si eres visual, te vendrá bien tomar apuntes, utilizar cualquier herramienta electrónica; si tienes un cerebro auditivo, te servirá escuchar conferencias, grabar las clases y oírlas nuevamente en casa o leer en voz alta.

Un estudiante kinestésico requiere de movimientos para asimilar mejor el aprendizaje, lo que incluye, por ejemplo, realizar cosas con sus manos, utilizar todos los sentidos, hacer actividades prácticas, le beneficia estudiar en áreas externas, entre otras.

100% de atención

Cuando estés en clase trata de estar 100% en ella, evita distracciones y toma nota de palabras y conceptos que consideres relevantes, esto también te ayudará a sacar provecho al tiempo de estudio, seguramente las charlas de los profesores dan luces acerca de los contenidos de mayor importancia en el tema.

Luego, repasa los contenidos y, de ser posible, amplíalos buscando información sobre otros autores, corrientes o tendencias relacionados con estos para que sea mayor tu dominio del tema.

Organízate en función de tus actividades

Para sacar provecho al tiempo de estudio es fundamental la organización; ya hicimos referencia al calendario y a los horarios, pero también es importante considerar todo el período académico, de manera de no dejar acumular contenidos y al final querer repasarlos todos días previos a los exámenes.

Lo mejor es tomar en cuenta el tiempo de estudio, el descanso y el tiempo de ocio, que también son necesarios para la salud mental y corporal y para obtener buenos resultados académicos.

Trata de ser de las personas que no se sienten presionadas por el tiempo, porque lo gestionas de manera adecuada. Es cierto que no es una habilidad con la que se nace, pero sí se puede aprender dependiendo de la motivación que tengas por alcanzar una meta, que en este caso es culminar una carrera profesional y obtener un título universitario.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *