¿Cuál es la mejor manera de organizarnos para ser más productivos?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
¿Cuál es la mejor manera de organizarnos para ser más productivos?

Muchas veces hemos sentido que podemos dar más de nosotros mismos y que nos falta ser más productivos con respecto al tiempo, especialmente en la actualidad, cuando cada minuto cuenta y la realidad nos lleva por delante. Quienes están en una residencia universitaria Madrid saben lo valioso que es el tiempo, hacer y concretar planes, organizarse en función de metas y, sobre todo, tener un espacio para el disfrute y la distracción.

Muchos de quienes egresan de universidades como profesionales han pasado toda su carrera pensando en que en algún momento deberán organizarse para ser más productivos, una vez estén en el mercado laboral, pero, lo ideal sería comenzar desde la etapa de estudiante universitario para saber aprovechar mejor el tiempo ahora y al momento de desempeñar un cargo.

Organizarnos para ser más productivos

Seguramente sientas que no estás dando todo, que no estás explotando tu máximo potencial, o que trabajas mucho pero no obtienes los resultados esperados, y que no estás aprovechando la totalidad de tu tiempo. O tienes proyectos pero no avanzas porque las horas se te van volando, debido a que pasas el tiempo ocupado con múltiples tareas y no te queda espacio para dedicarle a ese proyecto. Pero, hay que considerar que todos tenemos el mismo tiempo para hacer las cosas, pero algunos hacen un uso más productivo de ese tiempo.

Algunas claves para ser más productivos:

¿Sabes cuándo eres más productivo?

Identifica esa parte del día en la que puedes ser más productivo. Si eres de los que sienten más energía durante las mañanas, pues dedica ese tiempo a las actividades que te acerquen a tus metas. Si por el contrario eres noctívago, entonces alarga y aprovecha las horas de la noche.

Es cuestión de identificar en qué momento estás más fresco mentalmente y con mayor energía, en qué momentos consigues cumplir más tareas.

Si sientes que en las mañanas tienes más capacidad mental y física, entonces acorta las noches y aprovecha más las primeras horas del día.

La mayoría de la gente comete el error de alargar la noche y dejar para esta etapa del día las tareas de mayor importancia porque no hay ruidos ni interrupciones, pero ya el cuerpo y la mente están saturados. También están los que aprovechan estas horas de la noche para ver televisión, revisar las redes sociales, ver videos, jugar videojuegos, etc., restándole horas al sueño, con lo cual le quitan horas de productividad al siguiente día.

Si quieres ser más productivo y aprovechar más el tiempo, pues duérmete temprano, despiértate pronto y fresco para que puedas ampliar tus horas de mayor productividad, y el tiempo que pasas trabajando te permita producir más y mejor.

Enfócate en los resultados

En esto de la productividad están los que centran su atención a las horas que pasan trabajando y los que se enfocan en los resultados obtenidos, sin importar el tiempo dedicado. De manera que para ser productivo, lo fundamental es que cambies tu enfoque del tiempo que pasas trabajando a los resultados que obtienes con tu trabajo. Es decir, debes centrarte en tu trabajo y en los resultados, y no en pasar tiempo trabajando.

¿Cuál es la mejor manera de organizarnos para ser más productivos?

¿Cómo puedes lograrlo?

Cada día, antes de ponerte a trabajar, escribe esos objetivos y tareas concretas que debes cumplir a lo largo de la jornada, es decir, los resultados que debes conseguir con tu trabajo, sin importar las horas que emplees. Debes enfocar tu mente en la consecución de metas, hacer tareas y cumplir objetivos; no importa si eres trabajador o estudiante; siempre tendrás metas que cumplir y en las cuales enfocarte, y es así como serás más productivo con tu tiempo.

Un día que no hayas avanzado en el logro de tus objetivos, por más que hayas trabajado, será un día perdido, y así es como debes verlo.

Eleva tu nivel de exigencia

Sea cual sea tu nivel actual de productividad, es probable que esté por debajo de tu potencial, capacidad y energía; y eso es normal. Todos estamos por debajo de nuestra capacidad real de trabajo, de resultados y de productividad, pero tenemos la obligación de acercarnos lo más posible a ese potencial que todos tenemos, y para eso es necesario subir el nivel de exigencia productiva.

Exígete ser más productivo con tu tiempo, pues sabes que puedes hacer más de lo que haces habitualmente. Fíjate en algo: el tiempo que requieres para realizar una tarea es flexible, y seguramente las tareas que haces las puedes terminar en menos tiempo; ciertamente, si tienes 4 horas disponibles para terminar una tarea, lo más seguro es que tardes las cuatro horas completas. Sin embargo, si te reducen ese tiempo a dos horas, entonces tardarás dos horas en terminar esa misma tarea.

Posiblemente lo hayas experimentado en otras ocasiones; te acortan una fecha de entrega o te reducen los días para terminar un proyecto para el cual tenías meses, y eso te hace reaccionar y ser mucho más efectivo y productivo con el uso del tiempo para conseguir finalizar el proyecto oportunamente. Ahí está la prueba de que tu potencial productivo es mayor de lo que pensabas.

Por eso, para ser más productivo con tu tiempo, establece unos límites temporales para terminar tus tareas diarias, que sean realistas pero exigentes, de manera que te sientas obligado a salir de tu zona de confort.

Si estimas realizar una tarea en dos horas, prueba hacerla en una hora, y cuando lo consigas, porque te has propuesto un objetivo realista, no solamente habrás ganado una hora de tiempo, sino que además sabrás que, si quieres, puedes ser más productivo con el uso que haces de tu tiempo. Te darás cuenta de que ser más productivo no depende del tiempo que tienes disponible, sino de tu capacidad de trabajar y de aprovechar mejor cada minuto.

Cuando haces en seis horas lo que has podido hacer en tres, has perdido tres horas de tu día que bien hubieras podido dedicar a otra cosa; y si eso lo multiplicas a siete días de la semana, 30 días al mes y 12 meses al año, ese resultado puede ser la diferencia entre alcanzar tus objetivos o quedarte estancado en la mitad del camino. Si te pones en serio a trabajar enfocado en algo podrás acortar los lapsos a los que estás acostumbrado y así hacer más con el tiempo que tienes.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *