¿Por qué el ejercicio te ayudará a concentrarte más?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
el ejercicio te ayudará a concentrarte

El hecho de que hacer ejercicio te ayudará a concentrarte más hace que surja la necesidad de hacerte un plan de entrenamiento que puedas cumplir, bien sea en tu casa o en la residencia universitaria donde vivas.

Una de las actividades cognitivas que más se requieren en la etapa universitaria es la concentración, pues es la responsable de la retención y procesamiento de información. Es cierto que el estrés por la cercanía de los exámenes, el exceso de compromisos académicos y la cantidad de actividades relacionadas con tu carrera universitaria te resten concentración. Afortunadamente, se ha descubierto que el ejercicio te ayudará a concentrarte.

¿Cómo el ejercicio te ayudará a concentrarte?

Cientos de estudios han puesto en evidencia los efectos negativos que tiene en el organismo llevar una vida sedentaria, sin hacer ningún tipo de ejercicio, ni caminar siquiera distancias cortas. Sin embargo, también existe información sobre lo que ocurre en el cerebro producto de la actividad física. Algunos hallazgos hablan de reacciones impresionantes que evidencian un efecto directo tanto a nivel cognitivo como emocional.

Uno de esos hallazgos es la mejora de la concentración, gracias a la atención que se pone en la realización de algunas prácticas deportivas, especialmente en las que se realizan en equipos, como básquet, futbol, voleibol, y otros como el tenis, ciclismo, natación, caminatas, trote, etc. Así mismo, promueven la concentración las prácticas de full y fit combat, yoga, pilates y algunas artes marciales, como el karate, judo, etc.

¿Por qué el ejercicio te ayudará a concentrarte?

La práctica deportiva y el estado de alerta que se mantiene al momento de realizarse activan algunos mecanismos psicológicos como la atención y la memoria, lo cual se mantiene inclusive hasta un par de horas después de concluida la actividad.

El hecho de permanecer más atentos, en movimiento y activando la respiración y el flujo de sangre al cerebro, mejora el estado de ánimo y con esto la disposición a permanecer más alerta y concentrado en las actividades que se realicen posterior al ejercicio físico.

¿Qué ocurre en el cerebro cuando realizas actividad física?

Hoy en día se ha comprobado que el sedentarismo es causa directa de enfermedades, no solamente físicas, como el conocido deterioro cardiovascular, la obesidad, la hipertensión, diabetes tipo 2, sino además del deterioro psicológico.

Durante las prácticas deportivas o el ejercicio físico de cualquier naturaleza, no solamente suceden cambios en los músculos, sino también en el cerebro y en la mente.

Cuando realizas ejercicios de manera habitual y haces del deporte una rutina diaria, aunque sea de media hora o 40 minutos cada día, se liberan neurotransmisores en mayor cantidad, los cuales son las hormonas intracerebrales, con los cuales se promueven cambios significativos en tu estado de ánimo y en tu emocionalidad. Existen evidencias de que el ejercicio te ayudará a concentrarte y potencia tu memoria porque se favorece la conexión entre las neuronas.

Cambios a nivel cerebral

En un mundo tan exigente, cambiante y volátil como en el que vivimos, a todos nos cuesta mantenernos equilibrados, es como tratar de estar calmados en medio de la tormenta, por eso, todo aquello que nos ayude a mantenernos estabilizados siempre sumará a favor de la salud. De allí la importancia de un plan de ejercicio que te ayudará a concentrarte, a fin de mejorar no solo tu salud física, sino mental y emocional para dar mejores respuestas a nivel intelectual y tener un óptimo rendimiento académico.

Se ha demostrado que los cuadros de depresión psicológica mejoran con el ejercicio físico, pues, mientras en la depresión ocurren cambios en el hipocampo (se reduce el tamaño), con el ejercicio físico se liberan endorfinas que aumentan el tamaño del hipocampo.

El hipocampo es una estructura que regula la memoria, el aprendizaje, el comportamiento, pero también controla el miedo y la ansiedad. Es posible que parte del interés por hacer ejercicios sea por seguir una tendencia, pero también puede porque se reconoce la importancia del impacto que tiene en la vida diaria, en la capacidad de concentración y en la calidad del desempeño académico.

¿Cuáles son los mejores ejercicios para mejorar la concentración?

Cualquier ejercicio practicado de forma habitual potencia y mejora la concentración. Se trata de abstraer la mente de las actividades de rutina y enfocarla en una actividad física que requiera atención.

Al concluir la actividad deportiva, el cerebro tendrá mejor disposición para la atención.

Algunos deportes como carrera, natación, ciclismo o senderismo ayudan a liberar el estrés y por lo tanto a mejorar la concentración. La idea es no hacer ejercicios de alta intensidad para evitar que aparezca el estrés, esta vez por sobrecarga física.

También es cierto que existen prácticas deportivas cuyas sesiones, aunque requieren concentración y enfoque, son mucho más relajadas, como el taichí, el yoga, pilates, bodybalance, qigong o chi kung, stretching, etc.

Siempre y cuando no se entrene para una competencia de envergadura, el ejercicio te ayudará a concentrarte, especialmente si es recreacional, se practica con una intensidad media y sin esfuerzos que exijan demasiado de nuestra condición física. Correr o caminar a un ritmo rápido también puede ayudarte. Además de perder peso y de mantenerte bien físicamente, te servirá para mejorar la concentración y tener respuestas más acertadas en tu quehacer diario.

hacer deporte en casa

Ejercitar la concentración

Es un hecho que el ejercicio te ayudará a concentrarte, pero ¿sabías que también puedes ejercitar la concentración? Se trata de estar consciente de las actividades que hagas y evaluar los efectos que producen en tu mente, especialmente en tu memoria. Si ejercitas la concentración sabrás que vas a recordar mejor y sin muchas dificultades aquellos hechos, conceptos, lecturas, etc., donde hayas enfocado tu atención.

Es recomendable que si practicas algún deporte o realizas algún ejercicio habitualmente, evalúes si después tienes mejor concentración, y con cuál deporte percibes que se producen cambios más notables.

Así también podrás saber cuál es el ejercicio te ayudará a concentrarte y te deja en mejor disposición mental para asumir actividades que requieren concentración. Puedes ayudar a tu cerebro a concentrarte, identificando cuál es el momento del día en el que capta mejor la información al estudiar, leer o repasar los contenidos.

Algunas personas están en mejor estado de alerta bien temprano en la mañana, otros prefieren la noche para leer, pues se concentran mejor. Si ya has identificado cuál es ese momento del día en el que logras mejor concentración, planifica tus rutinas de lectura y estudios en esas horas y saca más provecho al tiempo.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *