Cómo afecta el descanso en nuestro estudio - Residencia Montepríncipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Cómo afecta el descanso

Uno de los aspectos que mayor influencia tiene sobre la capacidad de concentración en los estudios y la facilidad con la que se fija nueva información en la memoria, es la calidad del descanso. Es tan importante el tiempo destinado al estudio, como el invertido en el descanso, por lo que no resulta la mejor idea sacrificar horas de sueño nocturno su deseas éxito académico.

Preocupados por la salud y bienestar de todos los estudiantes que hacen vida en nuestras residencias universitarias, hemos recopilado un conjunto de información que nos ayudará a definir cómo afecta el descanso nocturno y su influencia sobre la calidad del estudio. De esta forma tendrás la oportunidad de encontrar el balance apropiado y conseguirás ser más eficiente.

Cómo afecta el descanso: El reloj biológico del ser humano

Todos los seres vivos del planeta responden a un reloj interno que va asociado a la presencia o ausencia de luz del sol. Esto se conoce como ritmos circadianos, un ciclo constante que  se relaciona con nuestros patrones de sueño y que tiene influencia sobre nuestra biología, el funcionamiento del cerebro, e incluso la producción y metabolización de ciertas enzimas.

Ejemplo claro de ello sería la melatonina, una hormona indispensable para la regulación de los ciclos de sueño y la cual se produce de forma natural al final de la tarde, cuando la luz natural comienza a desaparecer y cuyo pico máximo se alcanza entre las 2 y las 4 de la mañana. Esta hormona se produce y libera en el cerebro y es clave para el sueño nocturno.

Respetar el reloj biológico ofrece una serie importante de beneficios, entre los que destaca una mayor claridad mental relacionada con el balance hormonal en el cerebro. De ahí que las primeras horas de la mañana, luego de un sueño completo y reparador, sean el lapso de tiempo donde tenemos mayor sensación de lucidez.

No dormir lo suficiente altera el funcionamiento de todo el organismo

A lo largo de las décadas, diferentes investigaciones han confirmado que los patrones irregulares de sueño y la privación del descanso nocturno tienen efectos negativos para el cuerpo humano y el funcionamiento cerebral. La falta de sueño, incluso durante una sola noche, genera el siguiente listado de efectos negativos sobre el organismo humano:

  • Irritabilidad, capaz de perjudicar las relaciones interpersonales y la actividad social. Cuando nuestro cerebro no descansa el tiempo suficiente, cualquier ruido puede parecernos molesto y podríamos no entender correctamente los mensajes durante las interacciones sociales, perjudicando nuestra vida cotidiana.
  • Depresión, causada por el desbalance hormonal ocasionado por la privación del sueño. Es común que los estudiantes que sufren de insomnio, terminen padeciendo episodios de depresión.
  • Ansiedad, al igual que en punto anterior, la falta de sueño nos vuelve más propensos a desarrollar cuadros de ansiedad, siendo uno de los problemas psicológicos más comunes entre estudiantes, especialmente durante la temporada de exámenes o evaluaciones.
  • Sensación de cansancio a nivel general, lo cual termina por impedir el desarrollo correcto de las actividades cotidianas relacionadas con el estudio o trabajo.
  • Poca o nula capacidad de concentración, tras continuadas noches sin dormir, la capacidad de concentración se ve limitada y la actividad neuronal será menos eficiente, lo cual dificulta el proceso de aprendizaje.
  • Baja en las defensas. Durante el descanso nocturno, el organismo se encarga de reemplazar las células inmunológicas que nos protegen de virus y bacterias, por lo que la falta de sueño contribuye a que estemos más propensos a desarrollar enfermedades, ya que las defensas estarán más bajas de lo que es considerado como normal.

Diferentes estudios han conseguido demostrar que existe una relación estrecha entre el descanso nocturno apropiado y la consolidación de la memoria y la cognición. Lo que ocurre es que durante la fase de sueño de onda lenta, el cerebro se encarga de reproducir la información aprendida mientras se encuentra despierto.

Por tanto, si no logramos dormir el suficiente tiempo para alcanzar esta tercera fase del sueño, no tendremos la posibilidad de consolidar dicha información en nuestra memoria a largo plazo. Esto significa que si el estudiante no duerme, el cerebro no tendrá la posibilidad de retener la información suministrada, no importa cuántas horas de estudio se hayan invertido.

definir un objetivo

Consejos para mejorar la calidad del descanso nocturno

Entendiendo que el descanso nocturno es fundamental para el proceso de cognición y esencial en todos los aspectos de nuestra vida, es necesario ofrecer soluciones para que los estudiantes puedan aprovechar mejor las horas de descanso nocturno y tener un sueño reparador. En este sentido, los siguientes consejos resultarían útiles para mejorar la calidad del descanso:

  • Desconecta de los aparatos electrónicos

Apaga el ordenador, el móvil y la televisión al menos 15 minutos antes de dormir, ya que se ha demostrado que la exposición a la iluminación de estos dispositivos justo antes de dormir, tiene influencia negativa sobre la calidad del sueño, ya que no permiten que la mente se relaje por completo, impidiendo que se concilie el sueño.

  • Controla la temperatura de la habitación

Las temperaturas extremas impiden el descanso correcto, ya que si hace mucho frío o mucho calor, estaremos constantemente incómodos. Antes de meterte a la cama tendrás que asegurarte de que la habitación se encuentre en una temperatura agradable y que se mantenga estable a lo largo de la noche.

  • Evita las bebidas estimulantes antes de dormir

No es recomendable consumir cafeína gaseosas ni bebidas estimulantes luego de las 5 de la tarde si eres una persona con problemas para conciliar el sueño. Por el contrario, sustituye estas por jugos de fruta sin azúcar o sencillamente agua y seguro notarás un cambio inmediato en la calidad del descanso nocturno.

  • Establece una rutina de descanso

Del mismo modo en que planificamos la hora de despertar, los horarios de estudio o el tiempo que dedicamos al gimnasio, también es lógico planificar las horas dedicadas al descanso. Recuerda que una persona requiere al menos 8 horas diarias de sueño continuo para asegurar la salud y buen funcionamiento del cuerpo y todas sus funciones biológicas.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *