¿Por qué son importantes los créditos universitarios?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
créditos universitarios

Si te encuentras preparando tu acceso a estudios de grado en la universidad o un máster, seguramente habrá surgido el tema de los créditos universitarios y es probable que tengas dudas respecto a este asunto. Estos figuran como ECTS en las páginas de matriculación y por lo general, la mayoría no entiende de qué se trata ni cómo funcionan.

Para guiar a todos los estudiantes que hacen vida en la residencia Montepríncipe, hemos creado un manual relacionado con los créditos universitarios, su funcionamiento y para qué sirven. De este modo, todos los estudiantes tendrán la oportunidad de utilizar esta información para sus procesos de matriculación en universidades y máster en todo el mundo.

¿Qué son los créditos universitarios?

Los créditos universitarios son una unidad de medida relacionada con la dedicación en horas académicas que tiene un estudiante hacia una determinada asignatura, es decir, la carga de trabajo que el estudiante debe cumplir para considerar que ha aprobado una asignatura o completado un programa de estudios.

Esta unidad de medida es conocida como ECTS (European Credit Transfer System), o créditos universitarios. Gracias a dicha estandarización, cada grado universitario o máster define una ‘carga lectiva de créditos que se reparten entre las diferentes materias cursadas, durante los años de estudio que dure el programa académico.

Tras la implementación del ECTS, es más sencillo el reconocimiento de programas de estudio entre países, pues se trabaja en base a unidades de medida estándar compartidas por todo el bloque europeo. Incluso, cientos de instituciones latinoamericanas utilizan sistemas equivalentes al ECTS, aunque la carga lectiva puede variar considerablemente de un país a otro.

Así pues, las carreras universitarias, programas de formación, máster y doctorados, deben superar un determinado número de créditos universitarios para que puedan aprobarse y posteriormente ser reconocidas o validadas en otras universidades dentro y fuera de España. Es decir, que los créditos universitarios tienen la función normalizadora, ordenando el tiempo de estudio.

¿Cómo funcionan los créditos universitarios?

En 1999 se firmó el Tratado de Bolonia, una declaración firmada por 29 países donde se concertaba el establecimiento del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), cuyo objetivo era facilitar la empleabilidad, movilidad y el reconocimiento de los títulos universitarios adquiridos en los diferentes países que integran la Unión Europea.

Para cumplir con este acuerdo, se le exigía -y aún se exige- a las universidades y centros de enseñanza de educación superior en Europa, la adscripción al EEES, con el objetivo de equiparar y unificar los diferentes estudios universitarios, buscando imitar en el sector educativo la integración que ya se había logrado a nivel económico con la creación y adopción general del Euro.

Así pues, se crea un sistema de medida nuevo, denominado ECTS (European Credit Transfer System), que permitiría la estandarización de los títulos universitarios nuevos y el reconocimiento de los títulos adquiridos previo a la unificación educativa propuesta en el Tratado de Bolonia. Desde entonces, se utilizan los créditos universitarios como medida de referencia.

Se trata de una guía clara que permite a las diferentes universidades e instituciones de educación superior, reconocer cuales materias y carreras completas son realmente equivalentes entre países o instituciones, a pesar del nombre de la asignatura, título y horario que figura en el plan de estudios, el cual varía según los objetivos de cada institución educativa.

créditos universitarios

¿Cómo se calculan los créditos universitarios?

En líneas generales, existe una estructura básica sobre la cual se apoya el EEES, el título de grado universitario, el cual se convierte en el sustituto de las anteriores licenciaturas. Cada grado requiere la aprobación de 240 créditos universitarios o ECTS, los cuales se reparten a lo largo de un periodo de cuatro años.

Tras obtener la cantidad correspondiente de créditos universitarios, se considera al alumno como habilitado para el ejercicio profesional, dentro de la especialidad en la que ha recibido titulación. Esta acreditación de competencias es estándar a nivel europeo, por lo que los graduados tienen la posibilidad de continuar sus estudios en otro país perteneciente a la Unión Europea.

Para el caso de los másters, se establecen dos medidas que deben alcanzarse según la duración del programa de estudios. Serían 60 y 90 créditos universitarios o ECTS, para programas de especialización de uno o dos años, respectivamente. En cuanto a los doctorados, la exigencia es de 60 créditos universitarios alcanzables en un periodo de tres a cuatro años.

Importancia del sistema de créditos universitarios

Tal como se menciona en líneas anteriores, la importancia fundamental de los créditos universitarios es la estandarización y normalización de los títulos universitarios en la Unión Europea. Esto tiene como objetivo favorecer la movilidad entre países, tanto del talento humano como académico.

Es decir, los créditos universitarios permiten certificar de forma eficiente el nivel de estudios universitarios que un profesional ha alcanzado en su trayectoria académica. Esto le permitirá poder matricularse en una nueva universidad dentro o fuera de España, participar de programas de intercambio académico o profesional, acceder a becas internacionales, entre otros beneficios.

Conocer sobre este tema es fundamental para el momento de matricularse en cualquier programa de formación superior, ya que todos exigirán tener aprobada una cierta cantidad de créditos universitarios ECTS. Incluso, muchas universidades establecen un mínimo de créditos que pueden ser matriculados en cada curso académico.

Desconocer el sistema de créditos universitarios supone que los estudiantes terminen con el siguiente problema: llegar a aprobar todas las asignaturas de la especialidad y aún así no alcanzar la cantidad mínima de créditos universitarios necesarios para recibir la acreditación como profesional.

Esto ocurre debido a que existen créditos que son de libre configuración. Es decir, materias o formaciones adicionales que deben ser elegidas por el mismo estudiante y que poco o nada tienen que ver con la especialidad. Por ejemplo, en los créditos de libre configuración se puede incluir seminarios, conferencias, actividades deportivas y extracurriculares.

Como has podido observar, resulta indispensable para cualquier estudiante universitario conocer a profundidad el funcionamiento de los créditos universitarios o ECTS y entender su importancia dentro del sistema de educación superior.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *