Una buena alimentación es muy importante para tu estudio
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
buena alimentación para tu estudio

Una buena alimentación es la base de una vida sana y de un futuro sin enfermedades crónicas asociadas con la ingesta alimentaria. Si eres estudiante universitario y vives en tu casa o en Residencia Montepríncipe debes llevar una buena alimentación para tu estudio. La etapa universitaria está llena de compromisos académicos, científicos, sociales y de toda naturaleza. De allí que muchas veces los muchachos no le den gran importancia a llevar una dieta saludable.

La dieta recomendada para los jóvenes adultos que estudian una carrera universitaria debe ser adecuada, completa, suficiente, equilibrada y que responda a sus necesidades nutricionales. La buena alimentación es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de los principales factores de promoción y mantenimiento de la buena salud durante toda la vida.

Importancia de la buena alimentación para tu estudio

La alimentación es un factor que, sin duda alguna, condiciona el rendimiento académico. Desde niño conoces la importancia de la buena alimentación para tu estudio, y sabes que errores como saltarse las comidas, excederse en las grasas y azúcares, comer a destiempo o sencillamente no comer, atentan contra la buena salud, el bienestar general y el desempeño en clases.

Por otro lado, es difícil no caer en la tentación de comer comida chatarra, sobre todo cuando eres presa del tiempo, tienes una agenda colmada y estos lugares son los que están más al alcance y son económicos. De manera que está en ti decidir con qué frecuencia ingieres este tipo de comidas.

Si eres de los que no prestan atención a la buena alimentación para tu estudio, a la vuelta de la esquina estarás sintiendo las consecuencias, traducidas en malestar estomacal y general, pesadez, dolores de cabeza, desgana, apatía y otra serie de síntomas que disminuirán tu rendimiento.

Una buena alimentación para tu estudio es importante porque te mantiene con la energía necesaria para enfrentar los retos de cada día, y te proporcionará los nutrientes necesarios para alcanzar las metas académicas a corto y largo plazo.

¿Qué significa una buena alimentación para tu estudio?

Una buena alimentación significa consumir alimentos que proporcionen al organismo los nutrientes necesarios para mantenerte saludable, con energía y bienestar general. Estos nutrientes los obtienes de los carbohidratos, las proteínas, las grasas, las vitaminas, minerales y el agua. Y todos esos nutrientes están en los vegetales, frutas, carnes, pescados, huevos, legumbres, frutos secos, verduras y demás componentes que deben estar presentes en tu menú diario.

Desde el desayuno, considerado la comida más importante del día, hasta la última comida que haces por la noche, debes incluir todos los grupos de alimentos en las proporciones recomendadas, para aprovechar todas sus propiedades y tener una vida saludable en cuanto a lo físico y emocional.

Una persona mal alimentada o con problemas de nutrición, sin duda no tiene bienestar físico, lo que afecta su bienestar emocional y proyecta esa sensación de cansancio, flojera, desinterés y en consecuencia un desempeño pobre en sus compromisos académicos. De manera que la nutrición es importante para todos durante todas las etapas de la vida. Y si a esta se suma el peso saludable, la actividad física y el consumo suficiente de agua, estarás ayudando a tu cuerpo a mantenerse en óptimas condiciones para las exigencias universitarias.

¿Cuál es la mejor manera de organizarnos para ser más productivos?

¿Qué pasa cuando no te alimentas bien?

Una mala alimentación conlleva a una serie de enfermedades que pueden ser difíciles de superar o que sencillamente afectarán tu vida permanente e irreversiblemente. La falta de una buena alimentación para tu estudio puede provocar enfermedades cardiovasculares, trastornos del sistema digestivo, diabetes, anemia, hipertensión, dislipidemia (trastornos hormonales y metabólicos), algunos tipos de cáncer, entre otras.

Además, la mala alimentación desmejora el sistema inmunológico, con lo cual tienden a aparecer infecciones ocasionadas por virus, hongos y bacterias que afectan la salud general. Diarreas, estreñimiento, falta de apetito y en consecuencia una dieta deficiente son también consecuencias de una mala alimentación.

La formación de un círculo vicioso en torno a la alimentación es una probabilidad en aquellas personas que no cuidan lo que comen en cada comida. Muchas veces se saltan las horas de las comidas principales y acuden a los snacks y chuches para salir del paso. Esto trae como consecuencia el consumo de calorías vacías que llenan el estómago pero no aportan nutrientes, sino azúcares y grasas que solo promueven el aumento de peso y dejan al organismo sin los nutrientes que requiere.

Algunas recomendaciones para una buena alimentación para tu estudio

Si no estás en una residencia universitaria donde velen por una buena alimentación para tu estudio, es bueno que tomes en cuenta los horarios de tus comidas, las porciones y la composición de los menús.

  • Nunca te saltes ninguna de las comidas principales, y procura hacer meriendas saludables entre comidas. Haz desayunos completos, pues de ahí obtendrás la energía necesaria para enfrentar el día. Un desayuno deficiente en nutrientes te hará sentir con desgana, sin fuerzas y te perderás de lo importante que tiene para ti tu carrera académica.
  • Comer de manera precipitada hará que no mastiques bien los alimentos, lo que ocasionará trastornos digestivos como pesadez, acidez, gases, retortijones, etc. Cuando comes rápido, sin saborear ni disfrutar de tus comidas o con estrés y ansiedad, haces que el cuerpo no absorba los nutrientes de los alimentos; de manera que aunque tengas un menú completo, si lo haces apresuradamente, los nutrientes no harán su trabajo en tu organismo, y por el contrario, se convertirán en toxinas.
  • Evita ingerir entre comidas cualquier dulce, bollería o chuches. Trata de consumir frutas o sándwiches que contengan algún vegetal como tomate, alfalfa, lechuga, etc.
  • Ingiere snacks saludables entre comidas de modo de no llegar con mucha avidez a las comidas principales.
  • Evita los refrescos carbonatados que están llenos de azúcar y no aportan nada a tu organismo.

Si estás consiente de que no tienes una buena alimentación para tu estudio; es decir, tu alimentación es deficiente, a deshora, tienes malos hábitos y esto afecta tu desempeño académico, es recomendable que busques ayuda antes de que se presenten problemas de salud.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *