Empezar en la universidad, ¿qué debo saber? - Residencia Monteprincipe
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
universidad

Despegarse de la familia para emprender el reto universitario y vivir en una residencia universitaria Madrid es una etapa difícil para todos, incluyendo a los padres, quienes deben asumir que los chicos abandonan el nido para afrontar la vida de diferente manera.

Es muy probable que durante los primeros días en la universidad, y en una residencia de estudiantes, te sientas inseguro o desorientado, y también es factible que sientas algo de vergüenza al no saber muy bien de qué va esto de ser universitario, pero no serás el único, pues casi todos sienten lo mismo al entrar en un espacio nuevo, desconocido y alejado de todo lo que representa seguridad, como la familia, los amigos, los vecinos, etc.

Cosas que debemos saber antes de empezar la universidad

Ya seleccionada la carrera y ubicada la profesión que deseas ejercer, lo primero que debes hacer es abrirte y pensar que siempre hay una primera vez para todo. No todos los que te rodean saben cómo desenvolverse en este nuevo ambiente, y tanto los profesores como los chicos que van más adelante en la carrera, tienen información que pueden ofrecerte y sacarte de muchas de las dudas que te planteas.

Tecnicas de estudio

El mundo universitario te ofrece el espacio para debatir ideas, opinar, disentir, analizar y comparar puntos de vista en torno a temas de cualquier índole: político, económico, social, cultural, educativo, médico, etc., este es el ambiente en el que la libertad de pensamiento está mejor ubicado. De allí que debas deshacerte de tus miedos y restricciones, y tendrás a los profesores para hacerles las preguntas que quieras y aclarar las dudas que tengas.

En esta etapa de tu vida aprenderás a defenderte solo, a ser autónomo en tus decisiones y acciones, lo que implica llevar un ritmo de vida centrada en el objetivo de ser un profesional, a la vez que serás el administrador de todos tus recursos, financieros, de espacio y de tu tiempo.

En la universidad tendrás compañeros de estudio, algunos serán tus amigos de vida y hasta tus socios en el futuro, también es posible que ubiques a tu pareja ideal con quien pasarás el resto de tu vida.

Voy fuera de mi ciudad, ¿dónde vivir?

Si estudias fuera de tu sitio de origen y lejos de tu familia, debes decidir si vives en una residencia estudiantil o en un piso alquilado. Para tomar esta decisión debes tener claro qué es lo que quieres en cuanto a comodidad, economía, tranquilidad, e incluir aspectos como alimentación, horarios, transporte, distancia desde tu vivienda hasta tu centro de estudios, servicios, seguridad personal, y un sinfín de temas para que estés tranquilo y puedas dedicarte totalmente a tus estudios.

Entérate de si en la universidad donde vas existen ayudas a las que puedas acceder como estudiante, de manera que te auxilien en abaratar costos y en ahorrarles cierto dinero a tus padres.

Antes de entrar de lleno al escenario universitario, las instituciones ofrecen actividades de inducción que te ubican internamente en el campus, te dan luces sobre el sistema de evaluación, el sistema de permanencia, el índice académico, así como todo lo relacionado con los servicios (transporte, biblioteca, etc.). Nada más difícil que llegar el primer día sin saber siquiera dónde quedan los baños, el salón de clases o el cafetín.

college-master-universitario

Los primeros días en la universidad generan ansiedad, pero sabiendo cómo afrontar la situación y estando consciente de la importancia de esta etapa,

saldrás airoso y, más adelante, podrás estar dando consejos a otros nuevos.

Infórmate bien de tu plan de estudios, conoce bien el reglamento de la universidad donde están especificados tus derechos y tus deberes, lee las guías docentes de las materias, pues te permitirá conocer los objetivos, temas y evaluaciones que incluyen cada una.

Trata de aclarar todas las dudas con los profesores o personas que puedan orientarte, sobre todo, si están relacionadas con tu área de formación. Aclara dudas sobre trabajos, monografías y la tesis de grado, para que dirijas tus acciones hacia ese objetivo.

Una vez en la universidad y listo para dedicarte a tus estudios, sabes que en tu pensum de carrera están incluidas una serie de materias electivas con las que irás conociéndote e identificando tus fortalezas, tendencias, habilidades y roles tanto en tu carrera como en la vida profesional que te espera.

Puedes ir identificando actividades para desarrollar simultáneamente con tus estudios, como deportivas, culturales, artísticas, entre otras. La idea es aprovechar al máximo esta vida de estudiante y la autonomía que tienes para tomar decisiones.

Aprovecha al máximo esta etapa, asiste a conferencias, foros, congresos que se enmarquen en tu carrera y en tus intereses, las instituciones organizan durante todo el año este tipo de actividades y con expertos con los cuales enriqueces y amplias tus conocimientos.

Forma parte de alguna agrupación que realice actividades de tu interés y que no necesariamente estén ligadas a tu área de formación. En las universidades existen clubes o asociaciones en torno a hobbies, preferencias, que pueden ir desde científicas y académicas, hasta fotográficas, de colecciones, música, danza, caricaturas, entre otras.

Siempre saldrá la oportunidad de hacer vida social con tus nuevos compañeros, recuerda que eres el dueño de tu tiempo y de tu dinero, lo ideal es hacer uso racional de ambos por varias razones: no gastar más de lo que tienes, no distraerte de tu meta de graduarte, no quitarle tiempo a los estudios y al crecimiento intelectual, no generar problemas con tus padres.

En esta etapa de la vida la alimentación también es crucial, y ya que debes tomar tus propias decisiones en cuanto a gastos, procura ser racional a la hora de comprar lo que vas a ingerir, recuerda que debes responder a un ritmo de vida que incluye esfuerzo intelectual y físico (si te anotas en actividades deportivas), y que debes estar bien alimentado. No gastes dinero en comprar comida que solo aporten calorías vacías y no cubran tu requerimiento calórico. Si consideras necesario, busca orientación y sigue los consejos que te den.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *