La alimentación y el ejercicio son fundamentales para tus estudios
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
alimentación y ejercicio en los estudiantes

Empezamos la semana intentando cumplir con nuestras expectativas y proyectos para llegar al finde y descansar sin preocupaciones. Nos encantará sentirnos bien, aunque dependerá en gran parte de la alimentación y actividad física que hayamos practicado, ya que esto puede ser vital para nuestra rutina de estudio. Y sobre todo, pensaremos en como hacer frente a lo que estará por venir intentando prever y dando especial importancia a nuestra comodidad. Aunque no lo creas, la alimentación y el ejercicio son fundamentales para tus estudios.

Si somos estudiantes y estamos cursando estudios superiores que nos exijan gran cantidad de esfuerzo a la vez que nos encontramos en residencias universitarias, nuestro proceso de la rutina será diferente.

Nuestra nutrición e hidratación no perderá peso en cuanto a nuestro estudio y por ello querremos saber como influirán en nuestro estudio y rendimiento físico.

¿Qué pasa si haces ejercicio y comes mal?

Las calorías serán el principal combustible que permitirá a nuestro «motor» poner en movimiento nuestro cuerpo. Sin ellas, no podríamos ejercer ningún tipo de actividad física o movimiento.

Nuestro cerebro no reaccionará a los azúcares para priorizar la cantidad de calorías antes que la calidad del sabor. Debido a esto, habitualmente nos veremos impulsados a consumir alimentos muy calóricos como los dulces pero muy poco saludables.

Además, nuestro entrenamiento físico o la actividad que desarrollemos, ya sea de forma profesional o amateur, se verá muy afectada por una mala alimentación que no aporte el tipo de calorías demandadas ni los suplementos vitamínicos que realmente se necesitan.

Prioriza el consumo de alimentos como vegetales, frutas, frutos secos o carnes bajas en grasa que pueden aportarnos energía, nutrientes y además evitan la aparición de lesiones o dolores corporales.

Por lo tanto, habremos de contribuir a nuestra salud de manera completa y equilibrada, no saltando comidas ni evitando hacer los ejercicios que habíamos planificado para aportarle a nuestro cerebro todo lo que necesita.

¿Qué importancia tiene la alimentación y el ejercicio en los jóvenes?

Entre los factores implicados estará el impacto en nuestro ambiente que será decisivo y nos ayudará si poseemos un lugar para practicar actividad física solos o con amigos, como unas instalaciones deportivas cercanas (como las que tenemos en la residencia universitaria) a las que podamos acceder diariamente. Disminuirá nuestro nivel de sedentarismo, y es que, cada vez somos más personas las que poseemos este mal hábito. Mirando nuestros teléfono, las redes sociales o los propios estudios serán las acciones que nos mantendrán sentados todo el día y nos excluirán de cualquier tipo de actividad física. Es muy importante, por ello, compaginar alimentación y deporte  para el estudio.

Otro punto de apoyo fundamental será la mejor forma de conseguir un estilo de vida saludable en familia para dar ejemplo y hacernos todos partícipes de una actividad productiva que hará que el nivel de vida de las personas que nos importan aumente considerablemente si seguimos todos este hábito.

Cabe recordar que las personas con diabetes mejorarán sus niveles glucémicos y se verán premiados en salud gracias al control de su glucosa en sangre. Por así decirlo, los beneficios del deporte no dependerán de realizar un tipo u otro de ejercicios, sino que se encontrarán cuando el ejercicio se practique habitualmente y no ocasional o esporádicamente.

Por otro lado, durante nuestra adolescencia, la actividad física se volverá cada vez más programada. Es decir, se habrán de abandonar en parte los ejercicios relacionados con el juego, ya que son mucho más irregulares e inconclusos, cambiando así el método por uno en el que podamos medir mejor la cantidad de energía que gastamos y en el que practicaremos actividades físicas más equilibradas.

¿Cómo influye el deporte en el estudio?

Algunas actividades y acciones tendrán la posibilidad de impulsar el desarrollo de nuestras neuronas. Y una de las ocupaciones es el ejercicio físico regular y habitual.

Cuando practiquemos deporte aportaremos dos neurotransmisores cerebrales, la dopamina y la norepinefrina, que favorecerán a una mejor consolidación de la información y su imprescindible memorización. alimentación y ejercicio en los estudiantes

El entrenamiento del cuerpo y una adecuada alimentación contribuirán al sueño, es decir, a lo largo de su proceso, se segregan una sucesión de hormonas que incrementan la tranquilidad corporal y mental.

Por lo tanto, descansaremos mejor y nos levantaremos con más energías para afrontar largas horas de estudio en que queramos avanzar productivamente pero sin descuidar nuestras horas vitales de descanso así como de actividad física.

Si, por el contrario, nuestros niveles de nervios o ansiedad son muy altos, nuestra atención, concentración y nuestras habilidades de memoria se verán disminuidos consiguiendo que nos bloqueen completamente. La única manera que tendremos de impedir esta posibilidad de estrés de forma eficaz será por medio del ejercicio físico y de la segregación nuestros neurotransmisores.

Beneficio de practicar ejercicio físico para tu rendimiento académico

Si te sientes abrumado por los exámenes, las sesiones de estudio y el estrés de los proyectos y plazos de fin de curso, no te preocupes. No eres el único. Pero si sientes que el estrés está empezando a interponerse en tu capacidad para hacer tu mejor trabajo (y tal vez incluso te impida dormir bien), es hora de hacer un cambio. Y el ejercicio es una muy buena forma de hacerlo. ¿Por qué?

Desestresa

Practicar deportes como el running o el ciclismo libera el estrés. Si estás en época de exámenes, prueba a combinar tres días de carrera con paseos de una hora para que tu mente salga de la rutina y se relaje. Esto te ayudará a estar más relajado y preparado para concentrarte en la lectura cuando vuelvas a la mesa.

Hay deportes para todos los gustos. Algunas disciplinas como la natación, el yoga o el pilates crean un espacio de relajación y concentración en nuestro propio cuerpo que nos ayuda a ver los problemas y las oportunidades desde la distancia. Esto es especialmente importante cuando estamos bloqueados, porque los miedos nos impiden ver nuestro potencial.

Desarrolla tu confianza y autoestima

Además de liberar el estrés, una buena alimentación y ejercicio mejoran la autoestima, lo que hace que nos sintamos más optimistas y seguros en nuestra vida cotidiana. Y por si fuera poco, el ejercicio físico también genera hormonas del placer como las endorfinas, por lo que el deporte puede ser tan adictivo.

Así que, aunque no te guste mucho hacer ejercicio por el bien de tu cuerpo, ¡inténtalo por el bien de tu mente! Puede que te sorprenda.

Mejora tu capacidad de aprendizaje y retención (y la concentración)

Según un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), los estudiantes que realizan actividades deportivas durante sus estudios tienen una nota media en su expediente académico en torno a un 9 por ciento superior a la de aquellos alumnos que terminan su carrera sin haber participado en dichas actividades.

COMPARTELO
Share



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *