▷ ¿Por qué no debemos coger una residencia universitaria barata?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
viendo residencia universitaria

La entrada al nuevo curso y a la vida universitaria están a la vuelta de la esquina, y entre un montón de cosas por resolver está la de escoger el lugar donde pasarás el tiempo cuando no estés en clases, o investigando y estudiando. Para elegir una residencia universitaria debes, además de poner los cinco sentidos en esta decisión, visualizar el hecho de que esa será, de ahora en adelante, la casa donde estarás la mayor parte del tiempo que no estés en el campus.

No es un tema del otro mundo, pero tampoco hay que dejarlo al azar, ni para última hora, pues las mejores residencias, es decir, las que reúnen las mejores condiciones son las más demandadas y, en consecuencia, las que primero se agotan y salen del grupo de opciones que tengas.

En la decisión que vas a tomar acerca de una residencia universitaria debe estar la opinión de los padres, pues, seguramente, son ellos quienes van a costear ese gasto como parte de tu formación profesional.

Ellos, al igual que tú, deben estar convencidos de que una residencia universitaria barata representa eso que dicen “pan para hoy y hambre para mañana”, pues tendrás un lugar donde alojarte, pero, con el tiempo, te darás cuenta de que al no estar resueltos otros elementos, de los cuales hablaremos más adelante, tu vida no será tan tranquila y pudiera verse afectado tu desempeño académico.

Algunas desventajas que descubrirás en una residencia universitaria barata

Privacidad

En una residencia universitaria barata seguramente tendrás que compartir habitación con un roommate, con lo cual deberás decir adiós a tu privacidad, lo que incluye baños, closets, escritorios, gavetas, televisor, lámparas y otros elementos y espacios en los que preferirías estar solo.

Las horas de sueño serán en vilo en algunos momentos, especialmente cuando quieras irte temprano a descansar. Esto también puede intervenir en las horas que vayas a dedicar a los estudios; la luz de una lámpara, el sonido de alguna música que utilices para concentrarte o las clases que puedas tener a distancia pueden perturbar el sueño de tu compañero, o ser tú el afectado en caso de que sea tu roommate quien deba quedarse estudiando hasta altas horas.

Libertad

Es posible que en una residencia universitaria barata haya control de entrada, es decir, pongan hora límite para llegar por las noches, lo cual limitará tu libertad de tener una vida social tan necesaria a esa edad, aunque sea solo los fines de semana.

Para muchos estudiantes que vivan en una residencia universitaria barata la restricción de la hora de llegada representa una limitante para compartir con sus compañeros, pues al estar restringido el acceso después de cierta hora tendrá que buscar donde pasar la noche. De esta manera también estarán limitadas las salidas a conocer la ciudad si vienes de otro sitio, de compartir con compañeros que están en la misma condición que tú, es decir, que desean conocer más y hacer vida fuera de las aulas.

Alimentación segura y balanceada

Una de las ventajas de escoger una residencia que satisfaga todas las necesidades del estudiante es el tema de la alimentación. Ningún padre está tranquilo si sabe que su hijo está subalimentado, saltando horas de comida o yéndose a la cama sin comer.

En una residencia universitaria barata las comidas, a pesar de que las ofrezcan como las ideales, no siempre es así, pues en muchas ocasiones los menús son reducidos o repetidos, lo cual provocará que el estudiante prefiera buscar otra opción en la calle o sencillamente saltarse esa comida.

Esto sería todo un problema, pues un joven que no esté bien alimentado no puede tener un rendimiento intelectual ni físico adecuado, por lo tanto presentará fallas que repercutirán en su desempeño universitario.

residencia universitaria barata

Buenos servicios

En una residencia universitaria barata probablemente no tengas todos los servicios incluidos, como los de limpieza y lavandería, con lo cual tendrás que dedicar parte de tu tiempo libre a estas tareas que resultan un tanto incómodas y te hacen perder un lapso que pudieras dedicar a otras cosas, como estudiar, ir a la biblioteca, investigar, salir con tus compañeros de clase o de residencia, participar en grupos universitarios o practicar algún deporte, en fin, actividades más provechosas.

Economía estable

Con mucha certeza en una residencia universitaria barata van a surgir gastos imprevistos, pues como todo no está resuelto con temas como los mencionados: comida balanceada y suficiente, lavandería y limpieza, entre otros, entonces vas a tener que disponer de un capital para solventar esos imprevistos que surjan y que no estaban en el presupuesto.

Ten en cuenta estas premisas que se han vuelto adagios muy acertados:

Lo barato sale caro y no te dejes meter gato por liebre, pues con el pretexto de que te dan un “precio módico” te quitan una serie de comodidades que al final pagarás con creces. En el aspecto económico también interviene la ubicación, pues encontrar una residencia universitaria cerca del campus donde estudiarás te ahorrará el dinero del traslado, y ese es un factor que tiene valor.

Una residencia universitaria puede resultar barata por el hecho de estar alejada de la institución, en las afueras de la ciudad, lo cual, sin duda, representará un gasto en dinero y un desgaste físico importante.

Recuerda que en materia de alojamiento cómodo, una residencia universitaria tiene mucho que ofrecer, así como en aspectos como seguridad, alimentación y servicios.

Otro aspecto de valor que ofrecen las residencias universitarias es la compañía, pues vas a estar rodeado de gente de tu misma edad, con los mismos intereses e inquietudes, gustos y preocupaciones, así como temas de conversación, pues discutirán sobre cine, música, deportes, juegos, vida universitaria en general.

Sacrificar menos y aprovechar más de una buena residencia debería ser la premisa que guíe la búsqueda del alojamiento ideal, y pasar los momentos fuera del recinto universitario.

Una residencia agradable, cómoda y segura está estrechamente vinculada con la satisfacción personal y con el éxito académico.

COMPARTELO
Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *